Blogger Template by Blogcrowds.

viernes, 6 de marzo de 2009

La maldición de Sísifo



Sísifo, el más astuto de los hombres, fue condenado por engañar a los dioses a transportar una piedra sobre sus hombros hasta la cima de una ladera. Pero su castigo no acaba aquí. Maldecido, habría de ver impotente como la roca cae hasta el punto de partida y se ve obligado a cargar con ella una y otra y otra vez en un ciclo absurdo.

Algunos autores, como Albert Camus, han visto en esta obra el paradigma del esfuerzo inútil. El trabajo idiota del hombre moderno que, atrapado en un círculo del que no puede salir, se esfuerza incesantemente en vano.

Pero yo creo que la verdadera maldición del personaje griego es aún más cruel. El terrible dolor del castigo no está en la futilidad del esfuerzo sobrehumano por transportar la roca, sino en ese preciso y minúsculo instante de tiempo en el que Sísifo ha llegado a la cima y, justo antes de la caida de la piedra, elevando su rostro ciego al sol que asoma por el horizonte y sintiendo su primera calidez en la piel, aún conserva la ínfima ilusión de haber logrado escapar de su condena.

7 comentarios:

Lenka dijo...

Desde luego tienes razón, Eli. Ese momento en el que Sísifo cree haberse salvado por fin, y el instante en el que comprende que no es así... qué duro y qué terrible. Una de esas historias intemporales que hacen pensar. Gracias por compartirla.

Ado dijo...

Completamente de acuerdo Eli.

Cris dijo...

Totalmente de acuerdo, Eli.

Jose dijo...

Eso mismo estaba pensando conforme leia la entrada...no hay mayor castigo que el romper una naciente ilusión. besos!!

Sra de Zafón dijo...

Me resulta terrible, Eli. Y me hace pensar en algunas personas que parece que siempre se les caiga la piedra sin ser conscientes de que esa sea su condena. He visto a personas esforzarse muchísimo en algunas relaciones y cuando creen que están apunto de llegar a donde pretenden se estrellan contra la realidad del otro ser. Ahora mismo tengo en mente a un hijo y su padre, también a un amigo y su hija, es curioso hasta donde me llevan tus palabras.

Un beso.

Laura M. Cañamero dijo...

Yo estoy contigo aunque todo texto tiene distintas lecturas... es la contrapartida a la estupidez humana. Un saludo.

fff dijo...

todavia me acuerdo de cuando lo vi en dibujos animados de Ulises31.
Debe ser lo peor de la vida: siempre haciendo lo mismo para nada... mas que un castigo me parece una tortura.

Compañeros de viaje