Blogger Template by Blogcrowds.

martes, 27 de abril de 2010

Burlando a la Parca


Que hacer guardia hospitalaria es cosa mala, no hace falta que lo repita aquí. Que sea en el más cutre hospital de Manhattan lo empeora. Pero si encima eres Peter Brown las cosas no podrían irte peor, ya que si tu paciente muere, tú palmas.

Esta es la partida para el hilarante aunque dramático argumento de la novela de Josh Bazell, licenciado en filología inglesa y doctor en medicina y uno de los autores más ácidos que he visto últimamente.
En Burlando a la Parca (Beat the Reaper en v.o.) Bazell le da la vuelta al género negro mezclándolo con la mejor tradición de series hospitalarias tipo Scrubs, donde el humor más caústico y delirante da paso a situaciones insospechadas y a magistrales golpes de efecto absoluta y políticamente incorectos, todo ello aderezado con un matiz absolutamente desmitificador sobre el romanticismo de la mafia o la entrega de los profesionales de la salud.

En resumen, una novela divertida con la que he pasado unos buenos ratos y con la que me he reido no sin inquietarme a veces.

Por cierto, hipocondríacos, esta es una novela que no os recomiendo, sobre todo después de leer cómo funcionan en realidad los hospitales :D

lunes, 12 de abril de 2010

Esperando un respiro.

Este año está resultando un poco denso en cuanto a obligaciones.
Al cambio laboral y la familia, que siempre ocupa mis pensamientos, se han añadido los cursos de formación continuada, la acreditación profesional, talleres de Hipertensión Pulmonar y demás pequeñas cosas que no han propiciado que me prodigara el el mundo de la Red tanto como solía o como me gustaría.
Así que aprovechando unos de los escasos fines de semana de descanso coincidentes con el Clon tiré de éste, liamos el petate y nos fuimos de excursión por uno de los parajes más bonitos que tiene Andalucía: la sierra de Aracena y los Picos de Aroche.
En esta ocasión no hemos entrado en la famosa gruta (que ya conocemos de anteriores visitas) sino que nos hemos dedicado a hacer senderismo, a buscar las formaciones cársticas, a soñar entre las ruinas de los castillos de la línea de litigio lusa-castellana y a comer y descansar todo lo que nos pidiera el cuerpo.
Y como siempre, aprovechamos la ocasión para recolectar un montón de bonitos recuerdos.

Compañeros de viaje