Blogger Template by Blogcrowds.

sábado, 24 de octubre de 2009

Adiós a una saga: El hombre inquieto


Parece que Henning Mankell se despide definitivamente de Wallander, y lo hace con la más peculiar de sus novelas donde nuestro antihéroe se nos muestra en la más humanas de las situaciones. Acaba de mudarse al campo, haciendo realidad uno de sus sueños; se ha comprado un perro y su hija Linda acaba de convertirlo en abuelo.
Pero Wallander no acaba de ser feliz; mientras cavila sobre la soledad recibe la inoportuna visita de su ex mujer que se ha convertido en bebedora habitual. Además a su diabetes descontrolada se le añaden periodos de pérdida de memoria que más de una vez logran comprometerlo con sus superiores y con la prensa.
Como consecuencia de una falta severa es apartado temporalmente del servicio, tiempo que aprovecha para investigar la desaparición del suegro de su hija, un respetado ex oficial de alto rango de la marina sueca que parecía guardar una importante investigación acerca de la violación de las aguas nacionales por parte de un submarino ruso durante la guerra fría.
Pero Wallander es como el sabueso que ha olido una pista. A pesar de que su propio domicilio es registrado de forma subrepticia nuestro inspector continúa con su investigación, que dará frutos sorprendentes.

No hay comentarios:

Compañeros de viaje