Blogger Template by Blogcrowds.

lunes, 17 de enero de 2011

Las obras escogidas de T. S. Spivet


No está en ningún mapa. Los sitios de verdad nunca lo están.
Herman Melville, Moby Dick.


A Tecumseh Sparrow Spivet le gusta denominarse a sí mismo como cartógrafo y científico. En sus estanterías se alinean ordenadamente sus cuadernos: azules para los "Mapas de gente haciendo cosas"; verdes para los mapas zoológicos,geológicos y topográficos y rojos para la anatomía de insectos.
Su mentor, el Dr Terrence young, profesor de entomología de la Universidad de Montana, le animó a presentar una de sus ilustraciones -"El escarabajo bombardero"-para la exibición sobre darwinismo y creación inteligente en el Instituto Smithsoniano de Washington, la cual ha sido tan bien recibida que el instituto ha decidido galardonar a T.S. con el prestigioso premio Baird para el fomento y el progreso de la ciencia, e invitado a organizar una exposición con todos sus dibujos y dar el discurso inaugural.

Pero hay un pequeño problemilla: y es que T.S., aunque genio, sólo tiene doce años y ha presentado su dibujo a espalda de sus padres: un recio ranchero de Montana y una doctora especialista en escarabajos y obsesionada con una especie que parece no existir.
Así que T.S. toma una arriesgada decisión y , desechando toda prudencia, se cuela de polizón en un tren para comenzar una odisea que le llevará, atravesando la tierra que conquistaron sus antepasados Tecumseh, al Este.
Su extraordinaria capacidad de observación nos acompañará durante todo el viaje. Como equipaje, una pequeña maleta repleta de sus instrumentos de medición, la historia de una antepasada pionera en las expediciones al Oeste como cartógrafa y geóloga, y el misterio de la muerte de su hermano Layton.

Reif Larsen da una vuelta de tuerca en aventuras infantiles al escribir una obra deliciosa cuyo mayor aliciente consiste en que gran parte de la historia se narra en sus márgenes garabateados y decorados con las ilustraciones del protagonista, referenciados desde el propio texto principal con flechas que ,en ocasiones, cruzan páginas enteras para desaparecer por los bordes y que impresionan por su agudeza y a veces por su divertida puerilidad.


Larsen nos cartografía el alma de un científico que, al margen de ser un genio, sigue siendo la de un niño asustado y hambriento, enfrentado a la gran aventura de conseguir uno de sus anhelos.

2 comentarios:

El Humilladero dijo...

¡Me lo pido!, jejeje

Cris dijo...

Habrá que leerlo!!! Besos.

Compañeros de viaje