Blogger Template by Blogcrowds.

jueves, 29 de noviembre de 2007

Sympathy for the Devil


Y henos de nuevo aquí, viejo amigo.
Vas y vienes, y te acomodas en mi vida como si nunca hubieras desaparecido.
Como si lo natural consistiera en presentarse como el invitado sorpresa que acude desplegando la mejor de sus sonrisas, haciendo gala de todo su encanto y desparpajo, convirtiéndose en imprescindible...
Siempre inesperado, siempre bienvenido.
Trastornas mi perfecto mundo ordenado, me obligas a plantearme cuestiones incómodas, rompes mis esquemas con un simple chasquido de tus dedos, pero ¡cómo te he echado de menos!
¡Ah!Mis viejos demonios, inevitables, ávidos, pertinaces en su descaro, tan familiares.
Y al fin y al cabo ¡qué diablos! siempre tuve predilección por los chicos malos.


¿Quieres oirla?

2 comentarios:

Guaja dijo...

Si realmente te sientes comoda con ellos... ¡bienvenidos sean, Eli!

Jose dijo...

Y lo bien que se esta cada uno con nuestros demonios internos!! De vez en cuando es bueno que aparezcan, nos dan esa bofetada de realidad que a veces nos hace falta. Ademas, que el lado oscuro siempre tiene su puntillo.....;)

Compañeros de viaje