Blogger Template by Blogcrowds.

lunes, 18 de agosto de 2008

Las Cosas Buenas que Tiene la Vida


Un profesor de Filosofía sorprendió un día a sus alumnos llevando a clase un frasco grande de vidrio y volcando en él un paquete de pelotas de golf.
Entonces preguntó a los estudiantes cómo veían el frasco. Unánimemente respondieron que estaba lleno.

Así que el profesor cogió una caja de perdigones y los vació dentro del frasco y éstos llenaron los espacios vacíos que quedaban entre las pelotas de golf.
Hecho esto, preguntó a los estudiantes si creían que ahora el bote estaba lleno, y ellos volvieron a contestar que sí.

Enonces el profesor volcó un saco de arena del mar dentro del frasco. Por supuesto la arena rellenó todos los espacios que quedaban y el profesor volvió a preguntar si el bote estaba ahora lleno.
En esta ocasión los estudiantes le respondieron con un sí clamoroso.

Pero el profesor no había acabado de sorprenderlos: rápidamente añadió dos tazas de café al contenido del bote y efectivamente, éste sí que llenó todos los espacios vacíos entre la arena.

Los estudiantes reían deleitados. Cuando la risa se fue apagando, el profesor les dijo:
-"Me gustaría que pensárais que este bote representa la vida.
Las pelotas de golf son las cosas verdaderamente importantes como la familia, los hijos, la salud, los amigos, el amor, cosas que nos apasionan. Son esas cosas que, aunque perdiéramos todo lo demás, aún llenarían por completo nuestras vidas.
Los perdigones son las otras cosas que nos importan, como el trabajo, la casa, las posesiones...
La arena es todo lo demás, las pequeñas cosas.

Si pusiéramos en primer lugar la arena en el frasco, no habría espacio para los perdigones, ni para las pelotas de golf. Lo mismo nos sucede con la vida.
Cuando utilizamos todo el nuestro tiempo y energía en las cosas pequeñas, no dejamos lugar suficiente para las cosas que verdaderamente necesitamos.
Prestad atención a las cosas que son cruciales para vuestra felicidad. Jugad con vuestros hijos, concedeos tiempo para ir al médico, id con vuestra pareja a cenar, practicad vuestro deporte o afición favorita, cultivad a vuestros amigos...
Siempre habrá tiempo para limpiar la casa, para reparar un error, para encerrarse en solitario, para enfadarse por naderías...
Ocupaos primero de las pelotas de golf, de las cosas que realmente importan.
Estableced vuestras prioridades, y pensad que el resto solo es arena".

Uno de los estudiantes levanto la mano y le preguntó qué quería representar entonces con el café.

El profesor sonrío y le dijo:
-"¡Me encanta que me hagas esta pregunta!.
El café es para demostrar que aunque tu vida te parezca llena, siempre hay un lugar para un par de tazas de café con un amigo"

6 comentarios:

Jose dijo...

Muy bueno Eli, de verdad. Abre los ojos y enseña prioridades. Me ha gustado mucho, lo voy a copi-pegar ;)

Muchas gracias!!

Lal dijo...

Qué curioso, en la última semana me he encontrado varias veces esta historia por la red.
Y me alegro, cosas así no está de más que te las recuerden de vez en cuando.
Gracias, Eli.
Un café?

Cris dijo...

Gracias, Eli. La verdad es que viene muy bien que a veces nos recuerden estas cosas. Que nos haga ver lo que realmente es importante.
Me apunto al café.

Ado dijo...

Historia muy Coelho.
Yo me apunto a lo del cafe, pero prefiero un te, aunque da igual.

Eli dijo...

Hace ya bastante que conocía este texto, y siempre me ha encantado la frase final.
Este café se lo dedico a todas esas personas con las que de verdad me gusta sentarme y disfrutar: a vosotros, mis amigos.

Raquel dijo...

Muchas gracias por compartirlo, en mi caso es la primera vez que lo leo

Compañeros de viaje