Blogger Template by Blogcrowds.

viernes, 29 de agosto de 2008

Verano Fatal

¡Nada! Que no se puede una confiar.
Ahora que parecía que las cosas estaban empezando a calmarse, que se acercaba al fin el momento ansiado del descanso, que los planes se van cumpliendo...ahora justo es cuando el verano vuelve a recordarnos que aún no ha claudicado.

Mi pequeño terremoto de cuatro añitos pasó ayer toda la tarde en Urgencias y salió con un collarín cervical. Y aún podemos dar gracias que la lesión no ha sido más gravosa.
Pero eso no es todo. La Popi, la mitad serena de ese par de mellizos que me vuelve loca, sufre las consecuencias de un accidente doméstico y carga con treinta puntos repartidos por el bracito. Además, ha perdido un buen trozo de piel y sufre curas dolorosas.
¿Cómo se puede conservar la serenidad así?

¡Dios! Cada año espero estas fechas con más aprensión que el anterior.
Y eso que aún no he sufrido yo mi tradicional percance estival. Aunque oficialmente no salgo de vacaciones hasta el Martes que viene...¡Glups! Aún queda mucho tiempo.

¿Quieres oirla?

7 comentarios:

Cris dijo...

A ver cuando os da un respiro el verano!!! Muchos besos para las dos y que se recuperen pronto. Ánimo.

Lal dijo...

Joder cariño, no me extraña que no confíes en los veranos, desde luego no son tu época.
Besotes a los accidentados y cruzo los dedos para que te libres del percance de rigor, que alguna vez tiene que ser la primera.

Jose dijo...

Vaya, cuando le pasa algo a un niño nos duele mas todavia!!!muchos besos para los peques y para ti!!

Ado dijo...

Animos y besos para ti y para los lesionados. Y no pienses en que algo te pueda pasar, porque de tanto pensarlo te pasará. Piensa en positivo, nunca en negativo.

Albe dijo...

Jopé!!!
Pues vaya tela!
Chica, qué puedo decirte?...dale muchos mimos a los zagalines y te mando mil besos y osoabrazos vía exprés

Eli dijo...

Muchas gracias a todos. Las niñas están mejor y jugando, aunque con mucho cuidadín.
Sé que son cosas de la edad, y que es casi inevitable que pasen, pero eso no quita el susto.

Lenka dijo...

Y es que encima es cierto, qué mal se pasa cuando se trata de los peques... daríamos cualquier cosa por sufrirlo en carne propia y ahorrarles el mal rato. Joder, Eli, qué cruz la tuya, cariño. Como para no tenerle rabias al verano. Pues anda que no se pone cabrón ni nada con tu gente. Mucho ánimo y besos!

Compañeros de viaje