Blogger Template by Blogcrowds.

sábado, 8 de noviembre de 2008

Winter is Coming


Cuentan las leyendas que Hades, dios del inframundo, se enamoró y secuestró a Perséfone, hija de Zeus y Démeter, para hacerla su esposa. Zeus le ordena a Hades que la devuelva y se la entregue a Deméter,su madre, diosa de la tierra y la fecundidad. Sin embargo, Hades engaña a Perséfone y le hace comer un grano de granada del Tártaro, con lo que queda encadenada al submundo para siempre.
Pero Zeus, que según algunas malas lenguas fue cómplice de su hermano en el rapto, se apiada de Démeter que ha abandonado la tierra buscando a su hija provocando la muerte de todo lo que es fértil y lozano, y ordena que Perséfone pase la mitad del año con su madre. La alegría de la madre-tierra es tan grande que todo vuelve a florecer.

El invierno, tradicionalmente se asocia con el aumento de los desequilibrios emocionales. La falta de luz solar inhibe la formación de neurotransmisores lo que lleva a un estado de tristeza y melancolía.
O eso dicen...

Para mí el invierno comienza cuando aspiro el olor de los puestos de castañas asadas.
Ese olor que me hace evocar las tardes de mi infancia, los deberes en la mesa camilla, el colacao calentito y la alegría de las descaradas botas de agua de chillones colores.
Adoro el color del crepúsculo cuando se encienden todas las luces, el reflejo de los escaparates en la humedad del suelo, el frío estimulante, el brillo hipnótico de las chimeneas,la sensación de expectativa frente a algo que se renueva.
Algo en mi interior me hace sentir bien, la serena placidez de saber que por fin he encajado.
Y arrebujada en el edredón escribo mis secretos en el vaho de la ventana.

12 comentarios:

Lenka dijo...

Yo también adoro el invierno. Es una estación que me encanta y, de hecho, me enfurruño cuando no hace el suficiente frío. Me encanta sacar los jerseis enormes del armario y arrebujarme en ellos.

Quieres oír algo gracioso? Esa foto que pones la puse yo hace meses en otra entrada, me pareció preciosa. Y más gracioso aún, el otro día navegando por ahí tropecé con un blog en el que alguien contaba esta historia mítica, y la contaba tan mal y tan llena de errores que me indigné y pensé: alguien tiene que arreglar esto!!!

Así que gracias, Eli!

Ina dijo...

Precioso Eli. A mi también me gusta el frio. Mi gen polar agradece el clima perro de esta ciudad en la que he venido a dar. No soportaría vivir en un sitio en el que no se acuse el cambio de estación.

Jose dijo...

El verano me hace sentir bien, y sabes que por aqui por el sur somos como caracolitos nada más que sale el sol, pero el invierno es mi estación preferida!!! puede tambien que asocie el invierno y el frio con la epoca del año que más reuniones familiares hay, y como somos tantos desde luego aburrirme no me aburro!!jaja!!

Eli dijo...

Jeje, Len, verdaderamente internet es un pañuelo pa las fotos.
En cuanto a los griegos, ya sabes lo que me gusta la mitología.

Ina: a lo mejor yo también tengo un gen polar trasplantao por ahí, jeje. La pena es que ni siquiera por el calor soy capaz de abandonar una ciudad que me encanta.

Jose: tienes razón. En cuanto sacamos el primer jersey ya estamos haciendo planes para organizar la mayor y más importante comida del año, al menos para nuestra familia.
Además, las luces se multiplican en las calles con la decoración de las fiestas, la gente corretea cargada de paquetes y yo...no sé ¡me siento genial!

Cris dijo...

Preciosa la historia, Eli. A mí también me gusta mucho. Y es cierto que en esta época las familias se reúnen mucho.

Juan dijo...

Siempre he dicho, medio en broma, que la cigüeña se equivocó conmigo. Me tenía que dejar en León y me abandonó en Córdoba.

Después me equivoqué yo y, en vez de escoger Avila para trabajar, fui a parar con mis huesos a Sevilla.

Benditas equivocaciones.

Ado dijo...

Jo, cuando he leido el título me he asustado, pensaba que te habías vuekto Stark jajaja.

El invierno aquí no existe. Cuando era pequeña si hacia frio, pero ahora 20 grados al medio día y por la noche puede llegar a bajo cero, así que le invierno lo vives durante la noche...

Eli dijo...

Cris, me encanta que ya empezamos a hacer los planes para las Navidades, las comidas, los regalos...
¡Ayns!

Juan, a lo mejor no han sido equivocaciones, sino que la cigüeña y tú sabíais muy bien lo que hacíais ;-)

Ado, jaja, antes muerta que estarkiana. Sólo me he aprovechado del lema más evocador de la saga. Con vuestro permiso, por supuesto :-)

Sra de Zafón dijo...

¡Qué preciosidad, Eli!

"Algo en mi interior me hace sentir bien, la serena placidez de saber que por fin he encajado.
Y arrebujada en el edredón escribo mis secretos en el vaho de la ventana."

Yo vivo el invierno del mismo modo:
sintiendo que al fin he encajado.
Desde que vivo en Galicia me encanta el verano, Vigo y sus alrededores son impresionantes para pasarlo,pero el otoño y el invierno tienen ese punto de recogimiento en el que edredones y vahos abrazan como una madre (mira tú lo que me fue a salir :-)
Un beso desde el piso de Manuel.

Eli dijo...

Gracias por dejar el piso para venir a visitarme.
Y gracias a todos.
Ahora mismo enciendo la chimenea y comenzamos a contarnos historias. :-)

Guaja dijo...

Que bonita historia, Eli!, y mas para leerla en una tarde como esta, fria y lluviosa.

Gracias!.

Eli dijo...

Guaja, se te echaba de menos.
Besos, cielo.

Compañeros de viaje