Blogger Template by Blogcrowds.

lunes, 12 de enero de 2009

Maléfica S.A.


Las musas no existen.
Dante, Milton o el mismísimo Homero se equivocaban al invocarlas. Y Serrat debería dejar de mirar la pintura del techo y pedir hora al especialista si de verdad pretende componer, porque es un hecho científico comprobado que no hay mejor lugar de inspiración que las salas de espera de las consultas médicas.

Una llega y después de saludar al aire (para no faltar a las buenas costumbre) toma asiento en un sofá diseñado para sentirte un ser inferior y cruza las manos como una niña buena.
Algunas veces nos llevamos un libro para matar el tiempo, el Ipod o la Nintendo. O recojemos una revista (generalmente atrasada o de temática especializada que no entiende ni Dios) y la hojeamos indolentemente para demostrar que no estamos escuchando.
Pero la realidad es que estamos al loro de lo que cuenta la choni que nos ha tocado al lado, que va acompañada de la prima de la cuñada de su novio (con la que iba de marcha a los quince) y que retransmite una conversación como si no creyera en las cualidades de la más exquisita Alta Fidelidad.

La última que tuve que oir versaba sobre los teléfonos de consulta de brujas y videntes que presuntamente nos adivinan la buena fortuna, nos libran del "mal fario" o nos garantizan un trabajo millonario y estable o un amor incondicional por la patilla, sin riesgo y sin esfuerzo.

La conversación, salpicada de expresiones como "quilla", "quefuerrte", "mira, mari", "tía, nopuedocontucuerpo" o "nomelopuedodecreer" hacía referencia a una llamada que había hecho la antes mencionada porque "fijo que ese cabrón me la pega, y como mentere, la guarra esa se queda sin pelo"[sic].

Por lo visto la presunta bruja tuvo una visión: vió agua, un hombre moreno y una mariscada; le cobró cincuenta leurazos por limpiarle el aura y la mandó a la calle con las mismas dudas con las que entró.
Pero la gachona, según decía, no se rindió: entre velas negras, santos contra la pared, perejil, agua bendita y piedras lunares consiguió cosechar la cabellera de la Puri (al menos el mechón que le cupo en la mano).

-¡Pero quilla! ¿De dónde tas sacao tantos videntes?- le pregunta su interlocutora.
-Tía, del tedeté. Si llamas al seiscientos sesenta y seis, seiscientos sesenta y seis, seiscientosesenta y seis te mandan al móvil una lista pa que mires la que más te gusta.
-¿Sí? ¿Y tú a cuál has llamado?
-A toos, tía. A toos

Y es que las brujas ya no son lo que eran. De darnos miedo han pasado a caer en el ridículo. Pero las tecnologías avasallan y las antiguas bolas mágicas no pueden competir con la banda ancha.
Y no digo ninguna barbaridad si mañana llama usted a ese número secreto que le dieron de estranjis pa las duras, y escucha el siguiente mensaje telefónico:

Este es el contestador de Maléfica S.A.
.Si desea adoptar un cuervo obediente que reponde al nombre de Diablo marque cero.
.Si desea un mal de ojo, pulse uno.
.Si desea un maleficio, pulse dos.
.Si desea una transformación, pulse tres.
.Si desea una visión pulse cuatro.
.Si desea...

¡Por Belcebú! A dónde vamos a parar.
Pero ya lo dice el refrán: renovarse o morir.

12 comentarios:

MacVamp dijo...

Jejeje.

En casa éramos muy supersticiosos: por el lado de mi padre y de mi madre :P

Hoy yo sigo arrastrando algunas "costumbres", casi podría decir inocuas pero parece que las llevo grabadas a fuego, ni te cuento cómo me pongo si se me rompe algo de cristal ni mucho menos un espejo, joer qué repelús, hahaha.

Pero nunca consultamos ni brujos, ni brujas, ni videntes. A veces, más por pasar que el rato que por otra cosa, iba a que me leyeran las cartas, pero como supondrás nunca acertaban. Lo peor fue que debido a mis pintas y demás, hahaha, la mujer de uno de los jefes que tuve, insistía en que le leyera las cartas porque seguro yo sabía hacerlo :/

Una tía lejana intentó enseñarme, realmente no era tan difícil pero no creas que con el clásico Tarot, sino con la baraja española pura y dura, hahaha. Ella a veces se las echaba a sua amigas, pero a mí me dio cierta pereza seguir aprendiendo. A fin de cuentas, muchas veces lo único que se necesita es ser buena observadora y fijarse hasta en el lenguaje corporal.

Aquí entre nos: Maléfica es mi bruja favorita ;-)

Besos,
Mac

Eli dijo...

Maléfica no sólo es mi bruja favorita, sino que es mi personaje de dibujos favorito.
Además ¿cuántos malos lo son porque tienen un motivo?
Cruella quería un abrigo, Hook, venganza, la reina Grimhilde envidiaba la belleza... pero la maldad de Maléfica era pura. Mala porque lo era.

Yo no creo en la capacidad adivinatoria de una persona ajena. Como tú bien dices, Mac, la más de las veces es un poco de sentido común y un mucho de teatro.
Pero sí que tengo algunas veces sueños o premoniciones a los que sí les hago caso.

Besos, guapa.
A lo mejor deberíamos aprender a echar las cartas y convertirnos en las Maléficas de las veladas, jajaja.

Sra de Zafón dijo...

Ringggg, rinnggggg, rinnngggg...

¿Maléfica? ¿Necesitas algún documento que acredite mi capacidad para adoptar cuervos?
Es que me gustan muuuuucho.

Eli, me alegra mucho encontrar entrada nueva y con tanta gracia.

Creo que en cualquier sala de espera se podrían hacer tratados sociológicos o fiolosóficos, además de que estén llenas de narradores. Pero en las de los especialistas de hospital comarcal puedes llegar a flipar. Hace unos meses, acompañando a una vecina al otorrino, nos enteramos de la vida y milagros de una aldea antera ¡y con estadísticas!: cuántos emigrantes fuera de galicia, (además de enumerarlos nos decía el nombre y de dónde habían venido y con quien se habían casado) cuántos en la ciudad, cuántos con hijas divorciadas o separadas, cuántos niños por casa, cuántos cobran pensión agraria y cuántos la del mar, jajajajaja y un montón de cosas más.
Y la socióloga juraba ser sorda a grito pelado. jajajajajaja.
Pues cuando entró a la consulta, un señor empezó a hablar de ser o no ser buen cristiano y acabó contándonos a todos que la señora que acaba de entrar no era sorda si no bruja, una bruja de familia, ya que todas las mujeres de ese casa habían sido bruxas, jajajajajaa. Y menuda historia nos contó...

Te aseguro que para un ratito lo prefiero a ningún programa de televisión (quitando las series que nos gustan, claro está)
Un beso, Eli.

Eli dijo...

¡Juas, Zafo! Ahora además de Musas resulta que las salas de espera van a ser mejores que el registro civil :)

Gracias por la bienvenida. Celebro haber vuelto, sobre todo porque eso quiere decir que los infortunios de salud siguen sin poder conmigo.
Besos!

Lenka dijo...

Jajajaja, Eli, qué bueno!!!!

Lo que me he reído... y encima me has dado una idea para una entrada ;)

Maléfica también es mi favorita. Pura maldad, porque sí. Era una vocacional. Ay, lo que me acordé de ti cuando me la encontré en aquel castillo de Francia!! (Y lo nerviosa que me puse, chica, que estaba ante toda una celebridad del mundo brujeril!!!)

Juan dijo...

Muy bueno Eli, me he reido mucho.

Pero quizás no me debería de reir porque lo que cuentas, con mucho salero, es una desgraciada realidad. Que haya tanta gente que vive del cuento y que haya tanta gente que no confía en sus propias posibilidades, como para necesitar que una bruja le diga lo que debe o no puede hacer para conseguir novio. Jo.

Al lado de cada bruja tendría que haber un psicólogo....se hincharía.

Un abrazo. Enhorabuena.

Cris dijo...

Jajaja, qué bueno, Eli!!! Hay que ver lo que se oye en algunos sitios. ;)
Besos.

Eli dijo...

Len, peazo foto friki que te tiraste con la Male :-)La mala por excelencia.

Juan, me rio porque la cosa tiene miga.¿Tanta gente hay necesitada de una palabra de aliento, de una esperanza? ¿Tan mala es su vida como para desear mejorarla a través de terceros?
Y ahí salen los aprovechaos, como siempre, explotando las debilidades.

Cris: tú como yo hemos echado cantidad de horas en esas salitas. Y anda que darían para un culebrón :)

Laura M. Cañamero dijo...

No se ni por donde empezar ante tal convinacion tematica. Amiga... estas letras son lo mejor que he leido en mucho tiempo. Has conseguido animarme el dia siendo ya otro dia nuevo!!!

El tema de las salas de espera DESESPERA me ha llegado al corazón. Maléfica Sanidad Pública... no es de extrañar que nos convirtamos, con tanto tiempo por delante, en unos pequeños amigos de la choni. En ciertas ocasiones yo me pregunto si merece la pena mirar.
Pero es que, como no era suficiente, el tema de las brujas marujas (la plaga) me ha llegado al alma.

Admiración, amiga...

Os dejo, tia, porque esta sonando el telefono y es que no me lo puedo creer, pero la prima de la mari me dijo que me iba a contar una cosa super chula que le paso ayer con un amigo de su viejo insti y estoy, O SEA, que me MEO.

No os asusteis. Es la hora... Je, je. Nos vemos!!!

Guaja dijo...

Que buena entrada, Eli. Me has brindado la mejor manera de terminar el dia, riendome!.

Muchos besos.

Alberich dijo...

La choni-vida misma oyes

gracias!!

Jose dijo...

O_O!!!!!ni los mismisimos guinistas de Aida te sacan una conversación asi!! Yo conozco gente que suele acudir a estas..."ayudas" hasta que un dia les dije: no os dais cuenta que lo mismo que os dicen a vosotros tambien me servirian a mi??

y dejaron de ir....

Compañeros de viaje