Blogger Template by Blogcrowds.

jueves, 25 de diciembre de 2008

Carta Triste de Navidad


Querido Papá Noel:
Me pegunto si tú sabes lo que significa sentirse solo y abandonado. Si alguna vez las personas te han hecho daño cuando nadie quiere hablar contigo. Si se han reido de tí porque no te gusta jugar a lo mismo que juegan los demás.
Quiero pedirte un favor. Me gustaría que le escribieras a los Reyes Magos una carta por mí y que les digas que este año no necesito regalos, sino un amigo con el que poder hablar y no sentirme tan sola.
Estoy segura de que a tí te harán más caso.
Muchas gracias.
M.


Esta carta me ha roto el corazón.
M tiene 11 años, un coeficiente intelectual destacado y sufre aislamiento y maltrato en el colegio.
M es introvertida, muy inteligente y un poco infantil.
A los tres años ya sabía leer y siempre la recuerdo sentada en un sillón, abstraida y con un libro en las manos. A los cuatro, estudiaba inglés. A los ocho, solfeo.
Ha tratado de integrarse en el colegio, pero el sistema no favorece a las personas diferentes. La apatía de los profesores agrava el problema y las cosas han llegado a un punto en el que M ha lanzado un grito de ayuda.

Afortunadamente mi niña cuenta con una familia increible, con un puñadito de amigos extraescolares y con la esperanza del cambio.

Sé que esto pasará; muchos hemos vivido maltrato infantil en uno u otro grado y somos legión los que hemos salido indemnes.
Pero saber que un niño sufre...

26 comentarios:

Cris dijo...

Saber que alguien sufre, nos duele. Sobretodo si es un niño. Menos mal que M tiene una familia que la quiere, amigos extraescolares, etc...que son su mayor apoyo.
Un abrazo enorme para M. Muchos besos, Eli.
FELIZ NAVIDAD!!!

Eli dijo...

Gracias, cariño.
Sé que saldrá de ésta con todo el amor que tiene alrededor.
Yo también te mando un abrazo enorme y millones de besos.
¡Feliz Navidad!

Elvira Coderch dijo...

No sé si puedo entrar en este ambiente íntimo... sólo quiero dejar un beso a esta niña y a los que la queréis. ¡Feliz Navidad!

Eli dijo...

Claro, Elvira.
Pasa cuando quieras, y muchas gracias.

Jose dijo...

Todos los que de niños nos hemos sentido asi sabes que de adultos nos hemos visto fortalecidos y con...digamos...caracteristicas o habilidades desarrolladas. Hay quien es feliz en su infancia para ser desgraciado en su madurez y hay quien es infeliz en su infancia y es feliz en su madurez.

Besos y abrazos para la niña y su entorno de cariño y el doble para ti ;) feliz navidad

Lal dijo...

Jose se me ha adelantado con su reflexión , aunque ojalá fuera feliz tanto la infancia como la madurez.
Un beso para tí, y otro para M.

Sra de Zafón dijo...

Mañana te escribiré más, pero hoy quería mandarte un beso enorme para M. y para ti.

Kaken dijo...

Indemnes, querida Eli?

Te lo pregunto a corazón abierto ¿se puede salir indemne de un maltrato infantil? Me interesa muchísimo la vía que has abierto, Eli.

Un bes grande y navideño.

Lenka dijo...

Indemnes creo que no, pero sí más fuertes. El dolor en la infancia es terrible, tan injusto, tan desproporcionado... pero si tiene algo bueno es lo mucho que te prepara para la vida futura. Cómo decirle eso a un niño, para el que todo pasa tan despacio? No sabría cómo, qué impotencia... No es consuelo para un niño.

Lo que me tranquiliza es saber qué clase de personas rodean a M. Con el apoyo y el amor de los suyos sé que todo pasará y que esa niña que ya es especial y maravillosa será una mujer extraordinaria algún día.

Eli, muchos besos. Y dile a M, si puedes y quieres, que hay un montón de gente por ahí que piensa en ella, que le manda besos y abrazos y que sabemos lo maravillosa y lo fuerte que es. Que estamos un poquito lejos, pero estamos, así que no está sola. No voy a darte lecciones sobre pequeñas magias para niños, porque estoy convencida de que te las sabes todas. Un abrazo enorme.

Eli dijo...

Jose, Lal, muchas gracias por vuestras palabras.
Pero todos sabemos que hay edades en las que la familia no basta para cubrir las necesidades de pertenencia.

Doña, un beso. Te espero.

Kaken, Lenka: cuando he escogido la palabra indemnes ha sido porque me refiero a libre de daño, sin perjudicar. No a que hayamos salido sin cambios, sin dolor, sin experiencias, sin consecuencias. Pero no todas las consecuencias tienen por qué ser incapacitantes.

Lo que quiero decir es que estoy convencida que es posible salir de una situación así; con cicatrices, claro. Con sentimientos heridos, por supuesto. Pero con las heridas lo bastante curadas como para formar parte de una sin que actúen como lastre.

Indudablemente una experiencia así ha de marcar. Pero como Lenka, yo creo que hasta el dolor es bueno cuando se canaliza para crecer como persona.

Sé que tengo razón. Quiero pensar que la tengo para que esa niña maravillosa y tan triste sepa que su meta no es inalcanzable. Quizá ella ahora no lo comprenda; el que sufre jamás logra ver el panorama completo. Pero llegará el día en que pueda contar con una sonrisa cómo se libró de las piedras que le tiraban en el cole.

Guaja dijo...

Claro que saldra de esta, aunque eso no le resta importancia a la soledad que siente ahora.

Todos sabemos que es una fase, que M sera la gran mujer que dices, pero produce una impotencia enorme no poder adelantar el reloj.

Un beso enorme, Eli.

Kaken dijo...

Gracias, Eli, perfectamente comprendido.
Mis mejores deseos para M.

Y una pregunta:¿ que es lo que mueve a comportarse así a los demás cuando detectan a alguien como esta niña?

Bes para todos.

Sra de Zafón dijo...

Querida Eli necesitaba cierta presencia de ánimo para poder escribirte lo que te quiero decir.
Y ahora tras tomarme una leche caliente con mantecadas de Astorga junto al chico más guapo de la tierra y quitarle unas cuantas migas :-) creo que podré.

Ante todo quiero decirte que con certeza sé que el caso de M. no es éste, pero como éste lo vivió una niña a la que quiero mucho me apetece contártelo a ti en el contexto al que nos ha traído la carta de M.

Te quiero contar la historia de una de esas niñas "listas" y marginadas y a la que, en este caso como su madre tomó cartas en el asunto de modo sibilino y feroz, la hicieron saltar un curso separándola de los niños que la marginaban, pero a los que ella ya estaba acostumbrada.
Cómo en el siguiente curso iba igual de sobrada ¡démosle más! -dijeron su madre y los egos de ésta y de la directora del colegio. Así que se encontró con 10 años y compañeras de 12 y alguna de 13 que la veían como una enana insufrible...y mucho más sola que antes.
No le pasaba lo mismo con sus amigos del verano, ni con los del parque ni con los de ningún sitio que no fuera el colegio, así que los niños del colegio evidentemente era remalísimos.

A nadie se le había ocurrido que además de motivarle academicamente tenían, por encima de todo, que enseñarle a relacionarme con los demás niños. Sólo sabían prohibirles a ellos que la insultasen, pegasen, empujasen, arrancasen los pelos o la tirasen por la escalera. La amenaza era la falta grave o la expulsión. Y hubo falta grave y hubo expulsíón. Así que se puede decir que la niña vivía en un estado de guerra perpetuo amparada por los profespolis, y desde esa trinchera, como puedes imaginarte, le costó mucho aprender que el problema no era sólo de los demás...
Le habían enseñado a ser la primera, algo que para ella era sencillísimo. También le habían enseñado que la envidia aisla y tira de los pelos, y que no debía desapovechar su inteligencia porque los demás no la pudieran seguir. Eso lo aprendió de las personas que más se fiaba: su madre y su eminencia doña directora.
La culpa de todo la tenían los demás niños, que no eran ni tan inteligentes, ni hijos de su inflada madre...que daba por hecho que el mérito de su "extraordinaria" capacidad era suyo.
Pero a los 10 años, por puro azar, aprendió la primera lección importante de su vida llegada de un profesor en prácticas:
"No es necesario que cada vez que sepas algo lo demuestres.
Todos sabemos que tú ya lo sabes, pero en cambio tú no sabes si los demás lo saben o no, porque no les das tiempo y además parece no importarte...
Contigo nadie encuentra su espacio a la hora de responder. Contigo nadie tiene ganas de aprender nada porque nadie lo va a saber tan bien como tú, pero además a ti sólo te interesa aprenderte el libro antes que nadie, pero no pareces tener ningún interés por ninguno de tus compañeros."

Le sonó a chino, y sintió que el profe era tan malo como los demás...pero éste insistió en mostrarle lo que le ocurría.

La niña necesitaba demostrar su portentosa rapidez para aprender cualquier concepto susceptible de ser aprendido en un libro o de boca de un profesor. Era la más rápida, sin duda, pero no se había parado a pensar que también era la más egoísta, ya que nunca sintió necesario el regalarle tiempo a los demás. Ante el " saber y demostrar su saber" no cedía espacio a nadie, ni un mísero gramo.
Comenzó a hacerlo y funcionó, y con ello llegaron los amigos y la vida de una niña de 10 años.

Durante dos cursos se dedicó a aprender todo lo que le interesaba del colegio y a suspender los exámenes hasta que le cogieron los compañeros de su edad.
Todo el mundo sabía lo que estaba haciendo y todo el mundo la apoyó, menos su madre y la directora del centro que se quedaron sin superdotada.

M. no tiene ninguna pinta de ser como CH. ni su familias como la de esta última, pero a lo mejor hay que mirar un poco menos hacia su capacidad intelectual y un poco más a su dificultad relacional para poder ayudarla, sólo eso, Eli, no creas que estoy diciendo que M. sea como Ch.

Un beso muy, muy grande.

Como casi siempre, estoy de acuerdo con Lenka en que la mayoría de los niños que sufren maltrato infantil no salen indemnes pero la gran mayoría salen más fuertes en el mejor sentido de la palabra, otros no lo consiguen con facilidad y son seres llenos de miedo y desconfiaza durante muchos años, y otros, los menos, lo usan de justificación toda la vida.

Eli dijo...

Gracias, Guaja. Un beso.

En cuanto a tu pregunta, Kaken, francamente ignoro la respuesta.
Los niños suelen comportarse como si formaran parte de una manada y quizá sea algo instintivo abandonar al más débil, no sé.
Lo cierto y verdad es que los niños siempre hemos odiado a los que son diferentes, a los que se salen de la media por una y otra razón. Nos burlamos del pobre, del feo, del flacucho, del repipi, del gafotas, del listo, del consentido, del minusválido...quizá sea el terror primigenio a no ser diferente, a no destacar.

Chusa: siempre pareces tener una preciosa -y en este caso aterradora- historia para compartir.

Me pregunto quién es más cruel: si los niños que la encontraban insufrible, la propia y condicionada niña soberbia o la madre manipuladora.
Creo que tu caso es muchísimo más complejo que el de mi niña, sobre todo porque tal como yo lo veo todo viene condicionado por la acción de una madre ambiciosa que explotó a su hija para saciar sus ansias de gloria.
Cuéntame: ¿Cómo logró salir esa niña de esa espiral?

De todas formas gracias por tu respuesta: me ha hecho reflexionar sobre la postura de M.
Aunque aquí no creo que se trate de soberbia: al fin y al cabo no es una niña superdotada. El problema creo que se exacerba por su tremenda timidez, incluso con su propia familia.
No sé, quizá tengas razón y ella también deba ceder en parte.
Pero creo que el hecho de reconocerlo y pedir ayuda ha sido un enorme paso hacia adelante.

Muchos besos a todos por vuesta comprensión. Ayuda mucho.

Sra de Zafón dijo...

Hola Eli,
A veces el cariño de una sola persona llega para cambiar la mirada entera hacia todo un mundo.

Una niña de 10 años aún no tiene los prejuicios de una mujer adulta, por mucho que se los quieran grabar a fuego, una niña acepta otras miradas, y se alegra de descubrir otros modos y maneras de vivir, y si al tomar estos modelos su vida empieza a funcionar es posible corregirse (aunque no sea nada fácil) aún por encima de tu madre y todas las "instituciones" que ejercen poder sobre ti.


Yo que conozco y quiero mucho a esa niña he de decirte que nunca la taché de soberbia, ni de superdotada, no, la taché de impaciente y de hambrienta de reconomiento y amor.
A esa niña le había enseñado que sólo era digna de amor cuando conseguía que su madre sintiese orgullo por ella y creía que el mundo funcionaba así, a pesar de que conseguía todo lo contrario.
Ir perfectamente peinada, no mancharse, comer sin apoyar los codos en la mesa, no hablar cuando los mayores conversan y obedecer sin rechistar, además de ser la más lista y que lo supiese todo el mundo que rodeaba a su madre, era el patrón que debía seguir para sentirse aceptada. Romperlo fue el primer paso para ser quien es hoy.

Sobre mis historias, Eli, decirte que vivo sobre la experiencia de todo aquello que me gusta o disgusta para intentar elegir. La mayoría de las veces no recuerdo nombres, ni fechas, pero recuerdo todo lo que sentí, desde la grata sorpresa a la náusea, lo mismo me pasa con los libros, con la música, con las películas.

Tienes mucha razón en que los niños actúan como una manada, pero yo creo que los adultos también.

Un beso muy grande Eli, para tí y para tu niña .

Eli dijo...

Cita:
(...)vivo sobre la experiencia de todo aquello que me gusta o disgusta para intentar elegir. La mayoría de las veces no recuerdo nombres, ni fechas, pero recuerdo todo lo que sentí, desde la grata sorpresa a la náusea, lo mismo me pasa con los libros, con la música, con las películas(...)

Sí, entiendo lo que dices, puesto que a mí me ocurre algo similar.
Guardo las sensaciones y los recuerdos como algo muy preciado capaz de resultarme útil en uno u otro momento de mi vida.

Un beso también para tí.

Ado dijo...

Jo, vaya historias: La madre de CH me da mucho miedo, no me gustan esos padres, los niños deben tener infancia.

Un fuerte abrazo y besos a ti y a M, y creeme que la fase de timidez se pasa, yo tuve una de esas en mi infancia. Yo abrí lo ojos porque me veia que me quedaba sóla. Estoy segura que con vuestro apoyo y consejos ella vencerá esa barrera y los demás podrán ver como es en realidad.

Eli dijo...

Gracias, Ado.
Yo también lo creo.

Kaken dijo...

Impresionante lo que llevo leído.

Sólo apuntar (redundar) una cosa: la vital importancia durante toda nuestra vida de la impronta de los progenitores, no somos conscientes del todo de lo que puede afectar de cara a la felicidad y no se hace nada, absolutamente nada por remediarlo.

Chusa, si yo tuviera un hijo superdotado, jamás le exigiría conforme a su CI. Me limitaría a observar de que manera, sin presionarle, puedo lograr que se sienta a gusto en su piel y con sus logros, motivándole con cariño (y disciplina acorde) y apoyándole cuando lo necesite.

La actual Ley en cuanto a adaptación curricular o adelanto...es una mierrr....con perdón.
Y no lo digo solo yo, me baso en profesores, psicólogos y experiencias particulares. Nada puede perjudicar más a un niño, en ciertas edades, que diferenciarles ante los demás de este modo. Otra cosa son lo "premios", las motivaciones para que les sea agradable aprender por aprender a cualquier nivel.

Entiendo que hay muchos, demasiados niños abusados por sus padres en función de su capacidad: para exigirles más esfuerzo para su propia presunción, otros por creer que es lo mejor exprimir al niño por su propio bien, en fin, hay tantas posibilidades como buenas y malas intenciones.

Y esos niños, algunos ya adultos, manejan sus historias como mejor pueden, pero, querida Eli, me llamó la atención que pensaras que salen indemnes...
Luego comprendí que te referías a la posibilidad de cambio o de "curación", me pareció muy acertada tu explicación con ganas de buen futuro, a pesar de las cicatrices (traumas).

"La mayoría de las veces no recuerdo nombres, ni fechas, pero recuerdo todo lo que sentí, desde la grata sorpresa a la náusea, lo mismo me pasa con los libros, con la música, con las películas."

Compartimos eso, Eli, Chusa...y yo añado mi añada, jajaja¡
Ya en serio, lo que describes me ha hecho sentir inapta, torpe...
Con los años me he reconciliado con esa incapacidad llamándola "economía de recursos". Es decir, no me aprendo-retengo nada que sepa que voy a encontrar en menos de un minuto en un libro, en la red o en quién tenga la lado¡¡Es algo automático, y me da coraje..
Con lo cual, suelo dar imagen de cateta a vapor :-)

Sin embargo, Eli, en tí no he visto eso, al contrario, barajas datos de manera envidiable para mí, tanto a nivel personal como por la red.

Puede que esté un poco dispersa a estas horas y con un tema para mí tan sangrante y complejo.


Aún así, me atrevo a pediros, Eli, Chusa, una entrada sobre vuestra experiencia personal....o la de E o Ch o X...

A veces es necesario soltar lastre, y que otros lo vean y aprendan.

Un abrazo a todos...y un bes.

Y gracias¡

Sra de Zafón dijo...

Eli a ti y todos tus visitantes os deseo todo aquello que deséis.
un beso muy grande y Feliz año!

Juan dijo...

Me ha gustado mucho tu entrada Eli. Muchísimo. Me hace recordar......

Quizás algún día haga una entrada similar a la tuya, no sé si seré capaz.

Un abrazo muy grande y te deseo lo mejor para tí y para M en 2009.

Ada dijo...

Querida M.:

Sé que es muy difícil creer que a pesar de la tristeza y de la soledad, debes saber que eres especial.
Te cuento mi secreto: mi 1ª palabra fue "libio"(libro), de pequeña cuando iba a la tienda de chuches del pueblo de mi abuela, en vez de comprar chuches me ponía a leer la letra pequeña de todos los botes (tipo lejía). En el cole me llamaban gafotas, para colmo mi padre era profe de mi cole y me tocaba ir a todas las actividades extraescolares...(incluida informática, pero no de "la normal" sino cosas raras tipo VisualBasic, Qbasic...).
A veces te sientes sola, sobre todo en el recreo, cuando hay que hacer ejercicios en grupo en clase o cuando en las excursiones nadie se te sienta al lado en el autobús. te cuento que en una excursion en 4º de EGB me senté con la unica persona que sabia que no se iria pitando, por que era nueva y no conocia a nadie, resulta que me vomitó encima...
A lo que iba...te sientes sola y los demas creen que de veras lo estás, pero piensa: tienes más mundo que el resto, más aventuras vividas que el resto, innumerables experiencias maravillosas te esperan a cada vuelta de pagina y dentro de poco tu misma las protagonizarás fuera de la ficción.
Los que ahora te ignoran dentro de 5 años se morirán por salir contigo, las pijiguays de tu clase...en fin ¿para que hablar? la gente vacía no merece la pena.Eres una niña bella por fuera y por dentro. todo lo que haces (ingles, solfeo,...) te enriquece por dentro, aunque no lo creas.
te sientes diferente, y ahí está tu belleza.

No sufras corazón, si te espera una vida maravillosa a la vuelta de la esquina!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!

Besote

Laura M. Cañamero dijo...

La esperanza del cambio es probablemente la mejor defensa que tenemos. Eso es lo que hay que cuidar, qn lo que teneis que trabajar para pulir vuestra joya. Sigue luchando...

Eli dijo...

Muchas gracias por tu apoyo, Laura, y a Ada por compartir algo tan personal con nosotros.

Es maravilloso contar con vosotros.

Anónimo dijo...

ola soy una xica de 14 años y al leer eso no e podido evitar el llorar. no se porque los niños a veces somos tan dañinos y no nos damos cuenta de ke estamos estropeando la vida de los demas por mi parte esa xica nunca estara sola xke yo estaria con ella pasa de ellos y intena ke no te amargen la vida xke eso es lo ke intentan muxos bsts

Eli dijo...

Hola, pequeña, gracias por tu sinceridad.
Es cierto que los niños son crueles con quienes no son como ellos, pero a veces el sentido común es capaz de ganar la partidad.
¿Sabes? M. se ha enfrentado a ese reto y ha ganado la partida.
Me gusta pensar que ha sido tan valiente.

Compañeros de viaje