Blogger Template by Blogcrowds.

martes, 3 de noviembre de 2009

Paseo nocturno


CUANDO ESCUCHÉ AL DOCTO ASTRÓNOMO

Cuando escuché al docto astrónomo,
cuando me presentaron en columnas
las pruebas y guarismos,
cuando me mostraron las tablas y diagramas
para medir, sumar y dividir,
cuando escuché al astrónomo discurrir
con gran aplauso de la sala,
qué pronto me sentí inexplicablemente
hastiado,
hasta que me escabullí de mi asiento y
me fui a caminar solo,
en el húmedo y místico aire nocturno,
mirando, de vez en cuando,
en perfecto silencio a las estrellas.


Walt Withman.

Quizá no sea de lo mejorcito que Withman haya escrito, pero ¡me encanta ese final!

2 comentarios:

Lenka dijo...

Hay cosas de las que se puede debatir y debatir durante horas, puedes hacer cálculos, medirlas, pesarlas, plantearte mil cuestiones e incluso aprender mucho. Pero nada como, sencillamente, mirarlas.

Preciosos versos, Eli!!!

Laura M. Cañamero dijo...

Me encanta... no es de sus mejores textos pero es que sus palabras siempre son únicas.
Un saludo

Compañeros de viaje