Blogger Template by Blogcrowds.

miércoles, 24 de noviembre de 2010

El color ausente de los sueños


Hubiera podido parecer que este verano me había librado de la maldición, pero ha sido una vana ilusión. La lesión, que parecía leve, y que llevo arrastrando todas las vacaciones simplemente ha retrasado su debut y justo empeoró cuando hube de incorporarme al trabajo.
Lo que peor llevo no es el hecho de haberme hecho ilusiones de salir indemne, ni el verme sometida a un encierro forzoso , con una dependencia importante de los demás, ni siquiera el desánimo que me ha apartado de mis actividades favoritas. Lo peor es el dolor, que no cesa ni de día ni de noche y que apenas me permite descansar.
Y precisamente a causa de una de las medicaciones prescritas es por lo que me permito desahogarme un poco en este medio infinito.
No sé porqué, pero desde que tomo el nuevo tratamiento tengo pesadillas a diario.
Ignoro qué significan, apenas si las recuerdo en el momento de despertar aunque se desvanecen sutilmente conforme voy recuperando la conciencia. Sólo sé que la almohada suele amanecer húmeda y hay rastros de lágrimas en mis mejillas.
He pensado en poner algún medio a mi alcance para recuperar esos sueños mientras aún circulan entre mis pensamientos, pero no sé si tendré el suficiente ánimo para transcribirlas en un cuaderno o dictarlas en una grabadora. Quizá no sea mala idea y pueda al menos recordar de qué colores se visten mis sueños.

4 comentarios:

JR dijo...

yo tengo temporadas de pesadillas que duran semanas y semanas y que duran en mi mente un segundo o dos cuando me despierto, pero ya te quedas un ratazo con el gusto amargo sin saber muy bien porque.
Si consigues recoradrlas dime como lo has hecho. saludos

Cris dijo...

A mi me pasó con una medicación para el dolor de la pierna, que empieza por Z. Me levantaba a veces chillando e incluso llorando.
Muchas veces me acuerdo de lo que soñe, pero otras veces no.
En cuanto tengas una, Eli, vente aquí y desahógate.
Muchos besos.

Lenka dijo...

Yo siempre me acuerdo de todas, pero no sabría deciros por qué ni cómo lo hago. A veces casi preferiría no acordarme.

Eli, qué ha pasado??? Puedo llamarte?? Si prefieres, nos hablamos por mail o como sea.

Besos mil.

Ines Valencia dijo...

Pero Reina, aún estamos a vueltas con eso??? joeee, pensé que le quedaba ná y menos para pasar. No me gusta nada, a ver si coincidimos y charlamos un ratejo. Un montón de achuchones y un poquito de poción para un sueño sin pesadillas.

Compañeros de viaje