Blogger Template by Blogcrowds.

viernes, 11 de mayo de 2007

Al este del Edén


Escoges una vida. Escoges un camino y lo llenas de amigos y familia. Escoges una profesión con lo que conlleva. Escoges una relación con sus altos y sus bajos. Escoges una diversión...Y te acomodas.
Pero...de repente un hecho extraño voltea tu aparentemente pacífica existencia y desapareces de tu mundo construido de esas pequeñas cosas cotidianas que te dan esa característica sensación de seguridad, a las que te aferras diariamente para mantener la ilusión de cordura.
Y te das cuenta que al fin y al cabo no se está tan mal. Que el Mundo sigue ocupado en sus pequeños quehaceres sin preocuparse mucho de tu ausencia, pero también tú sigues y sigues sin preocuparte del Resto del Mundo lo que, para variar, es una experiencia tremendamente refrescante.
Yo soy un animal social ¡No permita el Cielo que eso me falte!.
Pero ahora sé que también hay vida, aunque sea interior, fuera del Paraiso. Y que merece la pena visitarla de vez en cuando.

¿Quieres oirla?

3 comentarios:

Lenka dijo...

Bienvenida de nuevo, Eli. Te echamos de menos!!!

Qué tal si paseamos por el Edén... o más allá???

Cristina dijo...

¡Bienvenida eli! Me alegro de que te lo hayas pasado muy bien por Londres. Se te ha echado mucho de menos.

Eli dijo...

Volví, sí. Y como siempre mereció la pena. No importa lo cansada que estés ni cuánto tengas que dejar detrás de tí.
Yo también os eché de menos, ni imagináis cuánto. Pero a veces es necesario desconectar. La vuelta, entonces, se convierte en algo mucho más familiar, más cómodo de lo que nunca llegaste a imaginar.
Por cierto, Cris, preciosa foto.
Y Len, claro que podemos pasear más allá del Edén. Una vez que descubres su belleza no se hace tan triste.

Compañeros de viaje