Blogger Template by Blogcrowds.

martes, 1 de mayo de 2007

Pretty woman


Parece paradójico que nos llevemos media vida menospreciando la importancia del aspecto físico cuando precisamente por la apariencia es por lo que somos juzgados en la mayoría de ocasiones. De hecho, es en algunos casos nuestra facha lo que condiciona la manera de actuar de quienes nos rodean.
Esto que voy a contar me sucedió hace sólo dos o tres días.
Madrugada de Feria, Sábado a las siete y media de la mañana. Mientras me dirijo al trabajo la Guardia Civil se dedica a parar incautos para llenar las arcas del estado con las consabidas multas por hiperalcoholemia.
Cuando me toca pasar a mí parece que llevan un rato sin hacer nada, así que ipso facto levantan el sable láser y me indican, desde lejos aún, que pare junto al bordillo.
Yo, que soy profundamente respetuosa con la autoridad establecida, reduzco, paro, quito la música y bajo la ventanilla mientras me dirijo al agente muy solícita:
-Buenos días, agente. ¿Es necesario que baje del vehículo?
El maromo me pega un vistazo: Bien arreglada, oliendo a recién perfumada y con el uniforme del hospital en el asiento de al lado.
-Siga, señora, no es necesario que baje. Y perdone.

Jaja, ya sé que no me ha salvado la vida, pero es curioso como la imagen que proyectamos sobre los demás los conmina a tratarnos de una forma que parece casi preestablecida.
Yo no me siento muy diferente a los demás, pero creo que en la sociedad en la que vivimos ser una señora de cuarentaytantos, con un cierto nivel social y cultural te abre muchas puertas.
¡Me alegro! Ya era hora que le encontrara cierta ventaja a lo que los anuncios llaman peyorativamente "La edad de la flaccidez, las arrugas y el descolgamiento".
Donde haya una buena cuarentona que se quiten esas jovenzuelas de cuerpos perfectos. Qué nos cuenten cuantas veces han tenido que soplar ellas por el aparatito;-)

5 comentarios:

smilysmiles dijo...

Es cierto.
El las tiendas de ropa por ejemplo también te tratan o te miran de una forma distinta según la talla del pantalón...

Sabes?eso que dices al final del post:
"Donde haya una buena cuarentona que se quiten esas jovenzuelas de cuerpos perfectos."
me ha recordado a los anuncios de Dove,que me encantan...
VIVA LAS MUJERES REALES!
un beso!
Miss Smile

Lenka dijo...

Ay, los tontos prejuicios, Eli. Ya que tenemos que sufrirlos, alegrémonos perversamente cuando juegan a nuestro favor.

;-)

Un beso, guapa!

Eli dijo...

Tienes razón, Len. Las ocasiones como esta son las que le dan sabor a la vida, jeje.
Bienvenida, smilysmiles. A mí también me encanta ese anuncio. Esas mujeres me parecen mucho más cercanas que las inaccesibles modelos de diámetros imposibles.

Cristina dijo...

¡Cuanta razón teneis chicas! Besos para las tres.

Eli dijo...

Besos para tí, cielo. Ya sabes cuantos...;-)

Compañeros de viaje