Blogger Template by Blogcrowds.

jueves, 11 de octubre de 2007

Beautiful Girls


Hace ya algunos meses que la Comisión de Calidad Asistencial aprobó el Plan de Cuidados estandarizados que realicé para el L.E.S. Y a la vuelta de las vacaciones me he encontrado con la grata sorpresa que ya se está utilizando el formato para los registros diarios.
Además, los congresos especializados y las mesas redondas siguen llamando a mi puerta.
No me puedo quejar; es la satisfacción del reconocimiento a la propia valía.
¡Y es bueno! Saber que en la profesión que has escogido y te gusta mereces cierta consideración, aunque sólo sea en un círculo muy limitado ayuda a recordar y corroborar ciertas decisiones.

Pero mi trabajo no es sólo académico.
Anoche una de mis preciosas niñas lúpicas me conmovió mucho más de lo habitual.
¿Cómo se consuela a una joven de 14 años a quien ha abandonado el noviete por el temor a la carga de una enfermedad desconocida? ¿Cómo cuando su preciosa belleza desaparece bajo las lesiones y la alopecia? ¿Qué puede redimirlas de una vida de revisiones, pruebas invasivas, dependencia de un tratamiento...?
Pero a veces mi profesión te recompensa de la mejor forma posible: no cambio todos los laureles del mundo por el abrazo que me dieron ayer.

Recordadlo, chicas: digan lo que digan siempre seguiréis siendo preciosas.

¿Quieres oirla?

7 comentarios:

Lal dijo...

Las cosas pequeñas son las más grandes, y no hay nada que se pueda comparar a ellas.
Es precioso lo que haces, Eli, por eso es precioso lo que recibes.
:D

Eli dijo...

Lal, es que me encanta. Y cosas como esta hacen que merezcan la pena los días malos.

Cristina dijo...

Que bonito eli. Es muy gratificante ver como las cosas que uno hace sirven muchísimo a otros. Me alegro un montón.
Besos.

Cristina dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Lenka dijo...

Te das cuenta de cuanto das? De cuanto amor tuyo se queda en otros? No hay nada más bonito que eso.

Adosinda dijo...

Es lo bueno de trabajar en lo que te gusta. Me alegro porque te lo mereces Eli.

Celadus dijo...

Conozco bien esa sensación, Eli, por eso te comprendo perfectamente. Me alegro mucho por ti y por ella.

Compañeros de viaje