Blogger Template by Blogcrowds.

domingo, 6 de enero de 2008

Wisemen


Majestades, Excelencias

¿Cómo comenzar esta carta sin utilizar el previsible "este año he sido buena".
No, yo no lo he sido. Ni mala tampoco, no al menos más de lo habitual. Y quizá por eso, este año he recibido taaaantas cosas...
¡Uf! Desde luego que ha sido un año excepcional, lleno de contradicciones. Un año donde he tenido la suerte de vivir uno de los momentos más maravillosos de mi vida, y a la vez donde estoy pasando las horas más negras.
He compartido dichas, penas, secretos y bromas...Me he reido y he llorado.
He conocido gente excepcional, y "excepcional". He besado a don Arturo (¡guauuuu!) y he sido recompensada de una mirada de Viggo (aunque ya no me dura el hematoma que conseguí por su culpa).
He descubierto amigos maravillosos, y he perdido otros. He saludado emocionada a gente a la que nunca había visto y he dejado escapar el mejor abrazo. He viajado como nunca.
He tenido grandes alegrías y grandes decepciones. Y he sufrido mucho.

Este año, Majestades, no deseo pedir nada. Esta carta es para dar las gracias, por todo y a pesar de todo. Para decir que sigo aquí, y que aquí pueden encontrarme. Para lo que se les ofrezca.

P.S. Si me permiten, una única petición: Qué este año que entra sea al menos como el que se va. Con eso me conformo.


Hace justo un año que escribí esta carta a los Reyes, llena de miedos, de esperanza, de dolor. Y es justo reconocer que Sus Majestades tuvieron a bien reconocerme algunos de mis méritos.
He crecido, mucho, en madurez, en fortaleza, en autoestima...
He sufrido derrotas y decepciones, sí. Pero me he llevado vivencias de gente maravillosa que nunca se borrarán de mi mente.
He reparado viejas uniones y he creado nuevas. He aprendido con placer y humildad.
He satisfecho múltiples caprichos y he tenido que deshacerme de viejos lastres.
Pero sobre todo, he convivido conmigo misma como nunca.
He sido millonaria en cariños y he conocido la bancarrota. He pensado que estaba al salvo y he vuelto a caer en las dudas y el miedo. He tenido confianza y la he perdido.Y he llorado a gente que se fue.

Este año, Majestades, estoy servida.
Pero, si es verdad que pierdo la subvención si no escribo, tengo un deseo: es sobre todo que toda la gente a la que quiero alcance su máxima felicidad. Y si esto no es posible, que me den fuerzas para estar a su lado y sostenerlos hasta dónde me sea posible.

Hasta el año que viene.


Quieres oirla?

3 comentarios:

Ado dijo...

Bonita carta. Espero que se cumplan todos esos deseos. Además no creo quer haysa erdido subvención alguna.

Jose dijo...

Tu veras como este año será un peldaño más arriba en la vida, más conoces por aprender, nuevas caras por conocer y nuevos sitios a los que viajar!!

Por cierto, hemos puesto en el mismo dia una entrada con la misma foto!!telepatia!!

Cristina dijo...

Me ha gustado mucho la carta, eli. Y estoy segura de que los reyes te concederán lo que pides.
Yo además añado que este año nos podamos ver mucho más.
Besos.

Compañeros de viaje