Blogger Template by Blogcrowds.

viernes, 31 de octubre de 2008

La estación de la Calle Perdido


Muchas veces he tenido este libro en las manos, tentada de añadirlo a mi colección.
Reconozco que a priori soy bastante compulsiva para algunos géneros literarios y la ciencia ficción es uno de aquellos a los que no me puedo resistir.
Sin embargo con esta novela de China Miéville dudaba; a pesar de haber sido la ganadora del premio Arthur C. Clark del 2001 la crítica no era demasiado benevolente con ella.
Pero ¿desde cuando me han importado a mí las opiniones ajenas?

Así que aquí está, y ahora no soy capaz de dejar de leer.
Tengo que reconocer que algunas de las críticas eran bastante objetivas y decían la verdad: quizá un número más reducido de páginas hubiera favorecido la novela. También es cierto que algunas tramas quedan un poco desflecadas y que otras son un poco lineales. Sin embargo, la fuerza del lenguaje compensa lo demás.

Miéville, que bebió de las fuentes de la literatura fantástica de los 70 y 80, retrata en Nueva Crobuzon una ciudad gemela al Londres victoriano de finales del XIX impregnada de exotismo y con referencias destacables a los mitos egipcios, los alienígenas, variedad de razas antropomórficas y los juegos de rol.

En ella encontramos a Isaac Dan der Grinembulin, científico todoterreno y mercenario al mejor postor encargado de conseguir que Yagharek, el garuda, hombre-pájaro, vuelva a volar tras haber perdido sus alas.
Mientras tanto una horrible amenaza se cierne sobre la ciudad-estado, que lleva mil años gobernada por el Parlamento y su brutal milicia.


Miéville, que nació en Londres y a quien sus padres hippies pusieron el nombre de China por su significado en cockney de "amigo", cultivó la política además de su aficción por la literatura. Es miembro de la British Socialist Workers Party, una organización trotskista. Fue candidato para la Cámara de los Comunes del parlamento británico en las elecciones generales de 2001 dentro de la Socialist Alliance, aunque no logró escaño. Se hizo marxista en la universidad, insatisfecho con las interpretaciones de los acontecimientos histórico-políticos por parte de postmodernistas y feministas. Ha encabezado un buen número de manifestaciones a las puertas del mismísimo parlamento y participa ocasionalmente en el blog "Lenin's Tomb", donde firma sus artículos como "China".

2 comentarios:

Anónimo dijo...

¡Suena bien!
Habrá que leerlo.

Eli dijo...

¡Pues vale! ;)

Compañeros de viaje