Blogger Template by Blogcrowds.

viernes, 6 de febrero de 2009

Amor en grado de tentativa


No era tan ingenua como para afirmar que el dolor acabaría después del "Y comieron perdices", pero ni en sus peores horas pudo imaginar que sería de esta manera.

Siempre había sido bastante complaciente, pero no en la acepción mártir del asunto. No. Ella era feliz adaptándose a una situación que no le exigía un esfuerzo excesivo y que le parecía lo bastante buena como para sostenerla durante más de diez años.

Pero la madurez no sincroniza su llegada con el Tiempo.
Ella -sentimental y apegada a un clan tradicional -empezó a soñar con sentar la cabeza, formar una familia, encanecer a su lado y sostenerse mutuamente, mientras él -hedonista en plena crisis de los cuarenta - intentaba revertir los efectos de la edad a base de gimnasio, ropita pija, cabello a la moda y sobre todo con ese determinación a aferrarse a una vida de nocturnidad y alevosía que ya apenas recordaba.
Ella deseaba algo que él no estaba dispuesto a concederle si eso suponía compromiso, pérdida de su libertad y responsabilidades. Ella necesitaba cubrir sus necesidades de afecto y autorrealización. Él sólo pensaba en la siguiente escapada.

Quizá fueron las exigencias, quizá la rutina también influyó. A lo mejor él redescubrió la emoción de nuevas ilusiones a las que hace mucho que había renunciado... Y un buen día la conversación civilizada acabó en llantos.
Los ruegos dieron paso a las acusaciones y éstos, a los reproches. Y lo que parecía sólido se desmoronó.

Se tomaron un tiempo para reflexionar; ella tuvo muy claro que estaba dispuesta a perdonar cualquier cosa por salvar lo que consideraba el amor de su vida. Él, escudándose en la preocupación por la distancia a la que se habían autoimpuesto, no fue capaz de tomar una decisión.
Ella sólo le pide que reflexione y sea consecuente con el compromiso que elija. Él sólo desea disfrutar de la vida.

De momento, se encuentran en pleno receso.
Temiendo estoy que llegue la hora del veredicto.

22 comentarios:

Lenka dijo...

Cuántas veces el amor toma derroteros extraños, cuántas veces los miembros de una pareja ven cómo sus caminos se van alejando. Qué hacer? Cualquier decisión duele. Cuando la senda común llega a un cruce y cada cual quiere tirar por un lado... qué difícil. O bien se opta por la escisión, o bien uno de los dos debe ceder. Qué es mejor? La escisión mantiene la libertad individual, a veces hasta puede considerarse un gesto de amor, de respeto, de generosidad. Pero hay pérdida, y duele. Qué hacer???

Que uno ceda también puede parecer generoso, pero llegarán luego los reproches? El que cede es débil o es generoso? El que no cede es egoísta y "mal quiere"? Y todo eso puede doler también. Qué hacer???

Tal perece que siempre se saldrá perdiendo en algo. Toca medir, pesar, priorizar... es tan duro con los sentimientos! El dolor es legítimo, protegerse de él también, y defenderse, y luchar por las voluntades. Cuando todo es legítimo y comprensible debiera ser más fácil, y, en cambio, se complica! Qué hacer cuando, seguramente, a ambos les sobran los motivos, a favor y en contra????

Qué difícil, Eli. Sea como sea, que sea para bien, que sea lo mejor, lo menos doloroso para ambos. Todo mi apoyo para esa pareja en la encrucijada.

Jose dijo...

Ante estas cosas solo cabe esperar que se actue consecuentemente. Y si no lo hacen, pues quizás sea el último empujon que necesitan. Cierta amiga me dijo un dia que cuando cuesta tanto trabajo tomar una decisión es porque ya se tiene tomada, solo que no se atreven a aceptarlo.

Un abrazo para los que lo esten pasando mal y otro para ti porque se nota que te importan. Mil besos!!

Sra de Zafón dijo...

Eli, tal y como yo lo leo parece que no ha habido sincronía en ningún momento, parece que ella, además de amarlo a él, ama un tipo de vida que él no quiere y que él, puede que amándola a ella, (tan lejos ya no llego) no quiera cambiar su modo de vivir, algo muy legítimo.
También creo, tal y como lo cuentas, que la decisión está tomada hace tiempo, lo que pasa que ninguno de los dos se atreve a decir el adiós definitivo.
Ella esperando, y él dejando pasar los días.
Siento mucho el dolor que parece emanar de tus palabras, un beso parea tí y otro para ellos.

Juan dijo...

Esta es una situación en que no hay culpables.

Puede que ambos amen a la persona, pero está claro que no aman los respectivos caminos que cada uno quiere seguir. Los dos son legítimos, pero difícilmente compatibles.

De todas formas, veo una demanda asimétrica, en el sentido que uno no exige al otro nada, parece que el chico no pretende que ella salga con él de noche. Es ella la que demanda que cambie su camino y se acoja al suyo. Por eso, no creo que ella espere, como dice Chusa, sino más bien al contrario, ella es la que ha tomado la iniciativa.

un abrazo

Laura M. Cañamero dijo...

Te puedo asegurar que no es la unica. Parece una plaga esto de la dificultad, por parte de algunos niños grandes, de asumir un compromiso.
Caray!!! No estamos pidiendo la Luna!... tan solo, un grado más de inclinación por su parte. una cansa de tirar del carro sola.
Si no se cuida... se muere. Pero, extrañamente, algunos tienen que perder las cosas para valorarlas.
Es la cumbre de la estupidez humana!

Un beso Eli.

Cris dijo...

Eli, esperemos que actúen adecuadamente. Quizá necesiten que otros les abran los ojos.
Un abrazo y un besazo enormes.

Juan dijo...

Laura, depende de como leas el texto y depende de como se entienda, te puedo dar la razón o todo lo contrario.

Con los datos que yo he percibido, no se trata de comprometerse, sino de que tienes que hacer lo que yo quiero. No me suena a compromiso sino a imposición.

El compromiso se establece entre dos y, para que resulte aceptable, debe haber una negociación por medio no una imposición del tipo "o haces esto, esto y lo de más allá, o no seguimos". Las dos partes tienen que ceder y las dos partes tienen que conseguir algunos de sus objetivos.

Un abrazo

Sra de Zafón dijo...

Yo también le digo a Laura, que llamar a alguien niño grande por no asumir el compromiso que una quiere me parece injusto, y que lo de tirar del carro una sola es lo más normal del mundo si el carro del que tiras te lo has fabricado tu sola. Y no me refiero a tí, Laura si no a cualquiera que tire sola de un carro.
Es que me chirría mucho eso de llamar inmaduro a alguien por no querer vivir del mismo modo que quiere quien se lo llama. Lo veo, mucho, en exceso, y me parece un gran error. Cada uno debe de vivir la vida como quiera, no como quiera quien dice quererle.
En las relaciones de pareja cuando uno se queja de tirar solo del carro, suele estar tirando de un carro en el que no cabe el otro.

Creo yo....

Lenka dijo...

Estoy de acuerdo con vosotros. Cuando he tenido la sensación de tirar sola del carro no he reprochado ni exigido (al menos he intentado no hacerlo, salvo cuando me han mentido flagrantemente o cosas similares) sólo he planteado: "mira, lo veo así y no me hace muy feliz. Quieres tirar tú también o lo dejamos aquí, antes de que sea tarde?"

Y si el otro aceptaba la invitación, muy bien. O se negociaba. Y si no era aceptable o asumible, o si los legítimos deseos de ambos resultaban incompatibles, entonces sí, cada cual empezaba a tirar de su propio carro, que es lo que todos hacemos en la vida al fin y al cabo, pero al fin si cargar en ese carro con el peso de alguien que, en realidad, ya no deseaba estar allí.

Y es duro, y duele, y decepciona, pero no podemos culpar al otro, ni a nadie, de que desee una vida diferente. Es inevitable que todos nos hagamos expectativas sobre las cosas, las experiencias, los planes y las personas de nuestra vida. Algunas se cumplen y es maravilloso pero otras no. Se pasa mal, pero así son las cosas. No podemos mirar a alguien a la cara y espetarle: "eres mala persona por no ser como yo deseaba, como yo había soñado, como había planeado que debías ser".

Seguramente es humano sentirlo así y se pasan ganas de decirlo en plena fase de cabreo y chasco, pero no es justo. Porque si eso mismo nos lo dijeran a nosotros... buf. Cómo te atreves??? Por qué tendría que ser yo como tú quieres que sea??? Y vivir la vida que tú quieres que viva, y no la que yo elija?? Soy libre, soy una persona y tengo derecho a sentir y a hacer lo que desee!!

Pues al revés es lo mismo, claro. Creo que tenemos a malinterpretar el amor por cómo nos lo han vendido. Sublime y perfecto en el cine, lleno de sacrificios según las distintas morales... todo se puede hablar, negociar, consensuar si se puede (cuando se puede) Pero el amor como yo lo entiendo no debería ser imposición, ni amputación. Cedo si quiero ceder y es lícito que quiera si me hace feliz, y es lícito que no quiera si sé que no me hará feliz. Y no siempre hace feliz, ojalá fuera más fácil.

Es más, yo no quisiera ni en sueños que un supuesto amor exigiera a mi pareja renunciar a sus sueños. No me sentiría amada, me sentiría verdugo. Yo quiero levantarme por las mañanas, mirar a mi pareja y saber que está ahí porque así lo desea de verdad. No por satisfacerme. Porque si la razón es esta última, prefiero que se vaya y que busque su propia felicidad, aunque a mí me duela. No concibo el amor de otro modo. Si amo a alguien quiero que sea feliz, aunque sea sin mí. Poco amor sería el mío si permitiera que alguien se encerrara en una jaula. Creo.

Juan dijo...

Amen Lenka.

Raquel dijo...

Despues de leer todos los comentarios siento que tengo poco q aportar: uno de los dos ama más que el otro, uno de los dos está dispuesto a ceder.
uno de los dos es más egoista. Lo ideal sería que pudiesen sentarse ambos a hablar y ceder un poquito cada uno. Es mas facil/asequible tirar la toalla sin hablarlo...intentarlo y sufrirlo es lo q mas duele, sobre todo si una parte lo intenta y la otra parece que solo quiere huir de su lado.
Lo de "emocion de nuevas ilusiones" me suena a "me lio con una chavala joven", dijo Perez-Reverte(creo que fue él, corregidme si estoy equivocada) que Fulanito que se enrolla con alguien de menor edad, no busca en ella su juventud sino la juventud de sí mismo (fulanito).

Me da la impresion que una parte tiene los pies sobre la tierra y la cabeza sobre los hombros y la otra parte es demasiado "volatil", siempre puede dejarlo marchar a ver si vuelve con el rabo entre las piernas, pero sinceramente,...si la esta tratando un poco como "a basura", echándole cosas en cara solo para que ella explote y sea ella la que lo deje...inmaduro es lo que es!!!!

que puede hacer ella? hablarlo, intentar solucionarlo, pero, tambien que reflexione si merece la pena todo ... porque el arreglo podría ser un parche temporal...

Creo que he aportado CERO...

Un beso y suerte!

Eli dijo...

Gracias por todas vuestras opiniones.

Tienes razón, Lenka. Toda encrucijada es difícil. Por mucho que se ponderen los sentimientos, nunca se está seguro que la decisión sea la correcta. Y eso causa aún más infelicidad.

Eli dijo...

Jose, Yo también pienso que la indecisión ya es una forma de decisión.
El problema está cuando no quieres renunciar a nada, y eso ahora es imposible.

Gracias por tu abrazo.

Eli dijo...

Zafo, has tocado el que en mi opinión es el punto clave de esa relación: la falta de sincronía. O, como yo lo veo, la no reciprocidad en las concesiones.
Hasta ahora, no ha revestido mayor importancia, pero ¿qué puede pasar cuando tú siempre tratas de satisfacer los anhelos de tu pareja y ahora que eres tú la que tienes un poderoso deseo no te ves correspondida?

Eli dijo...

Juan, por supuesto que los intereses de ambos son legítimos.
Cada uno de ellos siente que necesita una parte de la vida que el otro no puede o no quiere compartir.
El problema es que uno de ellos no se siente correspondido en algo que es de una importancia vital: un compromiso que la otra persona tomó en su momento y que ahora le pesa.
Mi gran dolor es ver cómo el compromiso de pareja adquirido se rompe por un capricho pueril.

Eli dijo...

Laura, yo creo que en esta relación siempre ha habido uno tirando del carro y otro subido a él.

No se trata de una imposición, como dice Juan, sino de falta de reciprocidad.
Sé que en una relación siempre hay alguien que da más de lo que recibe, pero cuando ese desequilibrio de exacerba, alguien suele salir herido.

Eli dijo...

Gracias, Cris.
Yo trato de ayudar en lo poco que puedo aportar, que se resume básicamente en escuchar.
Ojalá tuviera una varita mágica con la solución.
Pero me temo que no está en mi mano tomar decisiones o dar consejos.
Además, que soy absolutamente parcial en el asunto.

Eli dijo...

Raquel, has aportado mucho más de lo que crees, y me llama la atención lo tremendamente perspicaz que has sido.

Yo espero que todo se solucione de la mejor manera posible para ambos; que la decisión que tomen sea la que menos les hiera. Y aunque no coincida con las expectativas de cada uno, que no tomen una decisión basada en parchear temporalmente una grieta que -el tiempo lo dirá- no entiende de estabilidad.

Lenka dijo...

No puedo hablar de un caso concreto que no conozco, pero me temo que sigo opinando lo mismo (entiéndase, en general)

Duele lo que te juraron y no cumplieron. Pero todos podemos asegurar hoy que sentiremos lo mismo y querremos lo mismo dentro de cinco años, catorce, veintitrés?? Yo no puedo, no me atrevo. Y eso que, actualmente, amo con absoluta locura, certeza, pasión y devoción. Hoy. Ahora.

Quizá sea cierto (eso lo sabes tú, Eli, mejor que nadie) que uno de los dos es inmaduro, inconstante, volátil, caprichoso... que uno siempre fue cómodo y el otro el entregado, el sensato, el maduro, el que tiraba. Si siempre fue así... por qué aceptarlo antes y no ahora?? Por qué taaaantas veces aceptamos cosas que, a la larga, nos cansan? Uno jura que siempre amará, otro también, pero equis años después ninguno de los dos cumple, uno porque sigue haciendo el tonto (cuando debiera haber dejado de hacerlo), el otro porque se hartó de tonterías (cuando antes las toleró). Uno pensó que podría adaptarse, el otro también.

Repito: hablo en general. No de este caso concreto, que puede encajar o no con lo que digo. Hablo en general porque estoy cansada de oír siempre la misma explicación, que el hombre ama menos y peor, que es egoísta y volátil, que es inmaduro y odia comprometerse. Y que la mujer, en cambio, es madura, honesta, entregada, la que pelea, la que lucha, la que ama de verdad. Y sé que unas veces es así y otras no, pero parece que siempre intentemos que lo parezca y no sé si es justo. Suponiendo que este sea el caso, que quizá no. Pero me extrañaría tanto...

Porque claro, nosotros lo vemos desde fuera (como yo ahora) y suponemos, pero SÓLO suponemos, qué se prometieron, qué esperaban, qué soñaban, qué cumplieron y qué no, cuántas veces dijeron sí pensando no, cuántas pensaron "a ti te cambio yo" o "no me cambias ni en sueños" o "ya te rendirás". No sabemos nada.

No sabemos si el que no cede ama menos. Quizá ama mucho y no cede porque no entiende por qué debe ceder, si hasta ahora no le hizo falta o nadie se lo pidió, o no entraba en el negocio, o parecía no importar. No entiende, a lo mejor, por qué debe ceder él o ella y no el otro o la otra. Quizá le han dicho: si me amas, cede. Y el o ella piensa: si me amas, cede tú.

Quizá el que quiere seguir tirando lo haga por amor, o por cualquiera de las mil razones que nunca tenemos en cuenta pero también pueden existir: miedo, comodidad, terquedad, costumbre. Todas ellas legítimas, por cierto, porque somos humanos y sentimos todo eso.

Total, que sólo hago hipótesis y castillos en el aire, sin saber nada. Hablar por hablar. Si tú, Eli, que conoces la historia, la defines así, así será. No voy a saberlo yo mejor que tú, no lo pretendo ni en sueños. Es sólo que desde fuera (hablo por mí) es muy fácil juzgarlo todo desde la óptica de cada uno, con los prejuicios y las vivencias de cada uno. Y cuánto nos podemos equivocar!!! Porque al final nadie, nadie conoce los motivos de nadie. Sólo los de uno mismo.

Total, que hablo sola. Que siempre tengo que andar a vueltas con todo. Pero Eli, espero no ofenderte en absoluto. Ya te digo, castillos en el aire, pensar en voz alta. Preguntar al espejo. Por qué tendrá que ser todo tan difícil???

Me quedo con lo que importa: que sea para bien y lo mejor para ambos. Ojalá lo consigan!!!

Eli dijo...

Por supuesto que no me ofendes, Len. Sobre todo porque habéis mostrado una parte muy intuitiva con los escasos datos que he narrado y la de cosas que he decidido callar.
Así que cualquier opinión ha sido más que bienvenida; todas han aportado claridad o perspectiva.

Por eso, y sobre todo por el cariño mostrado, tengo que daros las gracias.

Lenka dijo...

Gracias a ti por compartirlo y por valorar nuestras opiniones (a pesar de nuestro desconocimiento profundo del tema) Celebro no haberte ofendido, ya me conoces, ya sabes que me pongo a filosofar con la pared y a veces tengo otras historias en mente, así que puedo decir algo que ofenda cuando en realidad vete a saber si estaba pensando en mi tía de Albacete y lo que le pasó una vez con su vecino. Muy típico de mí!!!!

Ado dijo...

Yo si conozco un caso parecido, aqui es ella la "eterna joven", . Ambos optaron por el parche, y ahí siguen. ¿Por cuánto tiempo?, no lo se. ¿Es la elección más inteligente?, tampoco lo se. Sólo ellos saben de verdad su mundo y sus circunstancias...

Suerte y que se solucione de la mejor manera que ellos crean posible.

Compañeros de viaje