Blogger Template by Blogcrowds.

domingo, 3 de enero de 2010

Being human


Todas las grandes crisis han tenido sus monstruos, sobre los cuales la gente demonizaba sus miedos y angustias. Y la realidad actual no iba a ser diferente.
Al socaire del aumento de atentados terroristas, el fracaso económico y las guerras interminables ha reaparecido la fascinación por los mitos del horror.
Vampiros, hombres lobos, espectros y demás que han encontrado un nuevo auge con el renovado apetito por el terror gótico.

La BBC no va a ser menos, y en 2009 lanza su personal serie sobre criaturas fantásticas.
Mitchell es un vampiro abstemio, seductor para las mujeres, que lucha constantemente contra la lujuria de la sangre y la muerte.
George, inteligente y un poco obsesivo, es un reciente hombre lobo que reniega de su faceta animal.
Desde hace dos años George y Mitchell son amigos y tratan de vivir de acuerdo a las normas de la sociedad, procurando no perder su humanidad por el camino y ayudándose mutuamente en los momentos de debilidad.
Ambos han conseguido trabajo como celadores en un hospital de Bristol, empleos por debajo del umbral de las miradas más inquisidoras y con los que tratan de pasar desapercibidos, y alquilan una casa donde vivir sus vidas humanas sin complicaciones.
Pero nada es tan fácil: en la casa encuentran al fantasma de Annie, la prometida del propietario muerta hace poco al caer por las escaleras. Algo retiene a Annie en la casa y su desconocimiento de las reglas del inframundo le crea algún que otro problemilla.

La serie, aunque posee toques de humor verdaderamente divertidos, es de una tragicidad conmovedora.
En una sociedad con miedo que rechaza todo lo que es diferente, los monstruos se muestran más humanos que los humanos. En su humanidad tratan de no perder el sentido de pertenencia y luchar contra los prejuicios, ocultando a su vez su segunda naturaleza.

La estética no puede ser más madeinUK: barrios obreros de la periferia, té a todas horas, pubs y cervezas y callejones que parecen sacados del mismísimo Whitechapel.
En resúmen, una serie redonda y muy recomendable que da qué pensar.

¡Por cierto! La americana SyFy ya tiene anunciada su versión. Faltaría más.

8 comentarios:

Jose dijo...

tiene buena pinta!!yo le queria meter mano pero en algunos sitios de la red comentaban a que mitad de temporada se volvia flojucha, ¿es cierto?

Eli dijo...

La temporada sólo dura seis capítulos. No le da tiempo a volverse floja, jeje.

Lenka dijo...

Ostras, qué buena pinta! La buscaré. La inglesa, por supuesto...

Gracias, Eli!

MacVamp dijo...

Había leido comentarios aquí y allá. Es más, la tenía contemplada para agregarla en la última parte (que aún no publico en mi blog :P)del recorrido que he hecho sobre los vampiros en la tele.

Pero ya la buscaré, lo prometo :)

JR dijo...

la tengo descargada y todo, pero hasta ahora no me he decidido a meterle mano en condiciones ( vi el piloto solo), pero ahora que leo esto lo mismo me echa un cable hasta que vuelvan mis series favoritas.
Por cierto, hablando de series inglesas, echalé un ojo a Misfits.

Eli dijo...

El piloto se rodó con un chorro de meses de diferencia con el resto de la serie. Además, cambiaron a dos de los protagonistas por actores, desde mi punto de vista, más acordes a la personalidad de los personajes.

Kaken dijo...

Buena entrada, Eli, me has puesto los dientes largos de ganas de verla.

Cris dijo...

Tiene buena pinta. Habrá que verla!!!

Compañeros de viaje