Blogger Template by Blogcrowds.

viernes, 22 de enero de 2010

El héroe contemporáneo



"Me llena de orgullo y satisfacción..."
¡Oh, no! Esto no va aquí. Aunque...
Siempre es un motivo de satisfacción y un orgullo en lo personal volver a compartir cena y conversación con uno de los autores españoles contemporáneos más reconocidos, sobre todo cuando dicho autor, que no es otro que Arturo Pérez Reverte, deja su talante académico para compartir su tiempo con un grupo de lectores incondicionales y mostrarnos, en una velada distendida y llena de anécdotas , su lado más personal y amigable.

La cena, servida en la Taberna del Capitán Alatriste, sirvió para explicar el nombre del local y los comentarios acerca de las novelas de la saga. Pérez Reverte se mostró comunicativo y cordial, nos contó anécdotas de la guerra, nos habló de la cultura como salvación,explicó algunas cosas de sus obras anteriores y dejó caer algunas pistas de las novelas venideras.


Nos habló del romanticismo de la idea de ser reportero de sucesos en su juventud, la inconsciencia y la sensación de ser inmortal, hasta su descenso a los infiernos en Eritrea.

Mencionó algún autor contemporáneo y nombró a sus inestimables clásicos y repasamos un poco sus novelas anteriores.

Pero si por algo recuerdo ese encuentro es por el papel recurrente que la mujer tuvo en la conversación.
Según Pérez Reverte la mujer es el auténtico héroe de hoy en día. Para él siempre han existido dos tipos de mujeres: la que grita cuando llega el enemigo y, su favorita, la que coge el arma y ayuda en la defensa.
Arturo ha conocido muchas mujeres en su vida. Algunas tan significativas como para pasar a formar parte del carácter de sus heroínas literarias a las que, sin embargo, no ha asemejado a sus ídolos de la pantalla. Excepto por la notable excepción de Milady de Winter, el amor de su vida, y a la que a una tierna edad defendió cuando su padre comentó lo mala que era. -¡Pero es guapa!- le respondió.

Nos contó que en su nueva novela aparece un personaje femenino de carácter, y mencionó a Lisbeth Salander. De sus heroínas recordamos sobre todo a Tánger Soto, a Irene Adler (¡La Mujer, Watson!) y a Adela de Otero, sin olvidar a su "pequeña Milady" Angélica de Alquézar.

A pesar de que la conversación tomó otros muchos derroteros ésta es la parte que yo he preferido destacar, quizá porque como mujer sé qué postura tomaría yo en los conflictos.

No obstante, y para su constancia, un resumen mucho más completo de la velada se puede encontrar aquí.
¡Qué aproveche!

4 comentarios:

Sra de Zafón dijo...

Dejo aquí mis reverencias hacia la distinguida dama que nos lo cuenta y a tan distinguido escritor.
Por supuesto llena de envidias cochinas :-)

Me tenéis asombrada (Lenka y tú, claro está) aplausos por lo bien que os lo montáis.

El tipo de mujer que le gusta a un hombre ( y viceversa) suele decir mucho de éste.

Besos

Eli dijo...

Buenas tardes, doña. Gracias por tu comentario, pero reconozco que es una entrada apresurada.
Quizá porque todo lo que hubiera de decir del caballero ya lo he dicho en otras ocasiones.
Besos, y gracias.

Cris dijo...

Eli, me ha gustado mucho esta entrada. Es verdad que lo has dicho en otras ocasiones, pero nunca viene mal, volverlo a leer y a recordarlo. Se aprenden muchas cosas.
Besos.

Jose dijo...

Uis!no tenia yo en mi lista de blogs esta entrada actualizada!!

me alegro mucho de que pudieras compartir otra noche con Reverte, yo todavia recuerdo mi oportunidad con nerviosismo (sin mentar el dia en el que me lo comunicaste, que tuve que llamarte y todo porque no me lo creia, jaja!!)

Compañeros de viaje