Blogger Template by Blogcrowds.

jueves, 4 de diciembre de 2008

Cosas de Mujeres



Hacía casi seis meses que no tenía uno de esos días "nuestros" con mi amiga Fide, mi estupenda y queridísima amiga. Salvando los meses de vacaciones y mi obligada baja por la fractura del dedo, se imponía urgentemente retomar la vieja costumbre de almorzar juntas, tomar café en un sitio selecto y ponernos al día de nuestras cosas. ¡Dios! Cómo echaba de menos el ritual.
Así que sin excusas ni razones cambiamos nuestros planes y al fin nos vimos.

Esta vez me apetecía homenajearla como se merece, así que en vez de salir a probar sitios nuevos me lié la manta a la cabeza y la invité a comer a casa.
Mucho arriesgaba, ya que Fide es cantidad de pija con las cosas de comer, herencia por otra parte de un exmarido que la moldeó a su antojo cual Pigmalión pero del que aprendió sobre el noble arte del mantel.
Afortunadamente la materia prima no iba a ser un problema ya que sé cómo buscarme la vida para adquirir productos de primera calidad. Pero la elección del menú me quitaba el sueño:
¿Con qué sorprenderla?

Una cosa que tenía clara es que no se trataba de emular a ningún Ferrán Adriá ni de inventar maravillas exóticas, sino de tratar de agasajarla con buena comida de elaboración casera.
Cuando tuve eso claro me tranquilicé un poco: ya no necesitaba salir urgentemente a por un "deconstructor de sardinas" ni un "pulverizador de gazpacho fondué" ni tan siquiera por un "positronador de huevos perigordinos". No, mis viejas sartenes y cacerolas de toda la vida me servirían.

Y como siempre, las musas me pillaron mirando al celeste. Un buen tirón de orejas metafórico seguido de un capón inspirador me mostraron el menú perfecto.
Así que ni corta ni perezosa ésto es lo que serví:

Entrantes:
-Gratinado de queso de cabra con cebolla caramelizada al aroma de Pedro Ximénez.
-Ibéricos.

Primer plato:
-Rehogado de habitas tiernas con calamares en su tinta.

Plato principal:
Rodaballo a la plancha con guarnición de patatas panaderas y calabacines.

Postre:
-Pastel ruso. El auténtico de Vicente Ascaso.
-Trufas al brandy.

Los más puristas se echarían las manos a la cabeza, pero Fide y yo somos bebedoras de tinto y no tenemos ningún reparo en escoger un buen caldo incluso para el pescado, así que la elección perfecta fue un Coto de Imaz reserva del 2001.

¿Os he dicho que estoy a plan? Toc, toc, hora de recordarlo.

Por supuesto, lo más divertido de almorzar juntas es la sobremesa.
Esa es la hora de sincerarnos, de despacharnos a gusto y formar equipo para plantarle cara al mundo, a los hombres, al trabajo y a las responsabilidades.
Nos contamos los planes inmediatos -¿Te vas a París? Que bien. Yo tengo en mente Budapest y el reino magiar-, lo que nos hacen sufrir los hombres, la moda -monérrimos los zapatos que llevas ¿Son de fuera?-, los libros que nos prestamos -¡oys! que me ha gustado Stieg Larsson-, las últimas pelis -nenis, ayer fui a ver Apaloosa, la nueva del tío ese que te gusta tanto...Viggo Mostensen (aunque para no faltar a la verdad mi amiga lo llama Rigor Mortis. Ignoro el motivo)-, los regalitos que nos vamos guardando -mira, un imán que te he traído de Madeira. Y yo te he encontrado la agenda de Maitena.
En fin...ni más ni menos que lo que dos buenas amigas que se aprecian mucho hacen y deshacen juntas para tratar de mejorar el Mundo un poquito cada vez.

¡Ah! Se me olvidaba. El capuccino me supo a gloria.

Para la próxima, cita en un balneario urbano.
¡Eso sí que va a ser memorable!

9 comentarios:

Lal dijo...

(por fin puedo comentarte!)

Qué no falten nunca los días de chicas!!!!
Y vaya peazo menú. Voy a tener que pasarme por Villa Eli, a ver si cae algo de eso tan rico...

Cris dijo...

Vaya menú, Eli!!! Me alegro de que lo pasarais tan bien. Ahora toca repetirlo.
Yo también me apunto al paseo por Villa Eli. ;)

Sra de Zafón dijo...

A mí me encanta hacer cosas ricas para mis amigas y amigos. Tengo un amigo cocinero y siciliano, que está casado con una checa que no es cocinera pero que cocina divinamente, y que pasan, desde hace un montón de años, la última quincena de agosto en mi casa y que, como te puedes imaginar, convierten mi cocina en un palacio del placer. Entre él y ella nos hacen engordar un par de kilos cada verano con sus maravillosas delicattesen. La verdad es que entre ellos, las abuelas, y un curre que tuve en un restaurante cómo para que se me diese mal el arte de cocinar... Pero lo de tu menú me deja maravillada, pero no sólo por lo delicioso que estaría todo...si no por las ganas que tenías de homenajear a tu amiga.
Un abrazo.

Lenka dijo...

Eso es lo que tú entiendes por un menú sencillitooooo???? Maemía, maemía!!!! Me voy a vivir a tu casa. Toma nota: somos dos, una perra y dos gatos. Muy formales todos ;)

Qué gustazo dan esas tardes con amigas, verdad????

Ina dijo...

Jajajaj, lo de Rigor Mortis me ha encantado.
Las amigas son la sal de la vida. Cuando era joven solía pensar que me llevaba mejor con los chicos. Pero que va! Donde esté una tarde de risas con una amiga....

Un beso, y otro para tu amiga. ;)

Eli dijo...

Primero: estáis invitadas cuando queráis, of course.

Segundo: yo no podría resistir sin la válvula de escape que son "esos días" (jo, suena a anuncio de intimísimo femenino).
Yo soy una persona social y aunque generalmente estoy entregada como protectora a veces necesito hacer una pausa con un cierto egoismo y disfrutar de cosas que son sólo para mí.

Tercero: Doña Zafo, va a ser cuestión de ir intercambiando recetas, jeje.
Por cierto, resuelto el correo (oops!)

Cuarto: cuando me soltó lo de Rigor Mortis casi me caigo de la silla de risa, jajajaja.
¿Y yo me creía graciosa? ;-)

Besos, chicas. Ya estoy echando de menos una buena charla con vosotras.

Ada dijo...

Por favor, que post..se me hace la boca agua!!!

Eli dijo...

Hola, Ada
¿Te apuntas tú también a la gran comilona? :-)

Ada dijo...

por supuesto que me apunto!!!
Ñam ñam rodaballo con calabacines...ainsssssssss

Compañeros de viaje