Blogger Template by Blogcrowds.

miércoles, 3 de diciembre de 2008

Wallander y Yo


Los que mejor me conocéis sabéis que uno de mis autores más favoritos es Henning Mankell, el sueco que ha hecho un verdadero placer de la novela negra. Director del Teatro Nacional de Mozambique y casado con la hija de Ingmar Bergman.
Su personaje más emblemático es el inspector Kurt Wallander, un hombre maduro,desencantado de la vida, capaz de ver más allá de la fachada que la gente muestra.
Wallander asiste sin juzgar al cambio que se opera en la sociedad sueca tal como él la conoció. Es un estoico amante de la ópera capaz de adaptarse mal que le pese al abandono del tradicional estado de bienestar sueco con una relación bastante disfuncional con su ex, su padre y su hija.
Además Mankell lo ha dotado de una característica que lo hace aún más cercano al lector: Wallander es diabético y ha sufrido un susto en forma de ataque al corazón.

Hace tres o cuatro años se realizó una serie de trece capítulos con las aventuras del inspector, que fue interpretado por el actor Krister Henriksson.

Ahora la BBC acaba de estrenar otra serie de tres capítulos (de momento) de noventa minutos cada uno, coproducida y protagonizada por Kenneth Branagh -¡muchas gracias por el chivatazo, Ro!- quien se ha declarado un ferviente admirador del autor sueco al que parece ser que conoció en un acto homenaje al director Ingmar Bergman.
Los episodios adaptados han sido Sidetracked, Firewall and One Step Behind.







¿Cuánto tendremos que esperar para verla en España?
De momento, y para los más impacientes, Amazon ha anunciado ya la venta del dvd que saldrá el 26 de Diciembre.

(Edito para poner el siguiente enlace:
Ver la serie
Para los más impacientes.)

5 comentarios:

Sra de Zafón dijo...

Que torpona estoy hoy...
te acababa de escribir una reseña sobre el libro de Mankell COMEDIA INFANTIL y me la he cargado, bueno pues busco por ahí y copio y pego porque creo que vale la pena.
Aún estoy preguntándome cómo no seguí leyendo sus libros con lo que me gustaron los tres primeros y teniéndolos todos en casa , y no encuentro la respuesta, pero ...seguiré con el cuarto. Gracias, Eli, por recordármelos.

COMEDIA INFANTIL
En una ciudad portuaria africana, un hombre solitario contempla el panorama nocturno desde el tejado de un teatro. A sus pies, en un sucio colchón, yace moribundo un niño escuálido y maltrecho al que ha recogido herido y ha llevado hasta allí. Nelio, niño de la calle y profeta, posee a los diez años la sensatez y la sabiduría de un anciano. ¿Quién es este niño en realidad? ¿Quién le disparó a bocajarro sobre aquel escenario desierto? ¿Y por qué lo hizo? Durante nueve noches de agonía, Nelio relata la historia de su vida al hombre que lo atiende, consciente de que morirá cuando acabe su narración. Es una historia estremecedora y fascinante, que comienza el día en que Nelio llega a la ciudad huyendo de una tremenda catástrofe. Su relato nos conduce por los entresijos de un paisaje de belleza, barbarie y rebeldía. En su conciencia de niño cobra vida una imagen de nuestro tiempo que permanecerá indeleble para nosotros.

Eli dijo...

Tengo ese libro, doña, y casi todos los demás.

No hace mucho reseñé "Zapatos italianos" en este mismo blog.
Y es que no me canso de Mankell.

Lo sé, soy cansina, llevo recomendándolo años pero ¡nadie me hace caso! ;-)

Me alegra que te gustara la historia de Nelio. Merece la pena continuar.

Besos, y gracias por tu reseña.
Significa mucho.

Eli dijo...

¡Lo tengo, lo tengoooooo!

http://urbanseries.blogspot.com/2008/12/wallander-s01e01-sidetracked.html

:) :) :)

Sra de Zafón dijo...

Ay Eli, que burra soy , tendré que esperar a que venga mi hermano por casa para bajarla, pero ¡¡¡muchas gracias!!!

Eli dijo...

Ayer vi el primer capítulo de la serie, "Sidetracked", que en España corresponde a la novela "La falsa pista", una de la mejores de la saga.

El guión es bastante fiel al original, incluyendo la difícil relación de Wallander con su padre (un excéntrico pintor)y su hija (adolescente sin rumbo que aún no ha asentado su futuro), la perspicacia de la que hace gala en las reuniones de la comisaría, y la impotencia frente a un mundo que se derrumba ante sus ojos.

Kenneth Branagh lo hace muy bien. Canoso, envejecido, muy alejado de sus papeles de niño bonito, ha logrado captar la melancolía de Wallander, su necesidad de dar caza al malo antes de que haga más daño.
Pero he echado de menos un rasgo característico: el Wallander original es un insistente meticuloso y concienzudo.
Vuelve a los escenarios de los crímenes y a sus conclusiones una y otra vez en busca de la pista definitiva, del detalle que le oriente.
Es como un perro de presa que ha olido un rastro que lo enloquece, que lo obliga a continuar.

En inglés en el original no se distingue, pero espero que si algún día la traducen al español conserven la característica del lenguaje coloquial sueco que trata con el tuteo a las personas desconocidas entre sí.
Al principio se me hcía raro en las novelas, pero fueron justo los subtítulos amateures los que hicieron que ayer me rechinaran los dientes.
Pero de eso no tiene la culpa la producción, claro.

Compañeros de viaje